Recuperan en edición facsímil el mapa de la Barcelona de Cerdà

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando recupera, en una limitada edición facsímil, el 'Plano de los alrededores de la ciudad de Barcelona y proyecto de su reforma y ensanche', proyectado por el ingeniero Ildefons Cerdà en 1859, con motivo del 150 aniversario de la aprobación del Plan Cerdà, que sentó las bases para la transformación urbanística de la capital catalana.

"Barcelona es lo que es en la actualidad gracias a Cerdà", destacó hoy el director de la Real Academia de Bellas Artes, Antonio Bonet, quien afirmó que este proyecto "sería equiparable en arte al cuadro de 'Las Meninas' pintado por Velázquez".

La Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) ha colaborado en este proyecto editando las 325 copias facsímiles del original que se conservaba en la Biblioteca de la Academia. La presidenta de la SECC, Soledad López, destacó que esta edición busca "reivindicar uno de los documentos gráficos de mayor importancia de la historia del urbanismo universal".

Bonet resaltó que, "además de una gran belleza plástica, el plano posee una gran cantidad de información topográfica y cartográfica de Barcelona".

Asimismo, el plano a escala 1:5.000, manuscrito en papel, incluía datos estadísticos geográficos, físicos y climatológicos de la ciudad y censos de población, con una gran cantidad de elementos descriptivos sobre características y hábitos de población "que no habían podido ser estudiados hasta ahora, ya que eran prácticamente ilegibles", puntualizó.

PADRE DEL URBANISMO MODERNO

Los datos hacen referencia a los años 1849 y 1855 e insisten en la necesidad de reordenar y ampliar la ciudad. Para el director de la Real Academia, "este proyecto continúa la línea defendida por reformistas y liberales barceloneses, entre los que se encontraba el propio Cerdà, uno de los personajes cruciales en la historia del urbanismo moderno, que reclamaba, desde la década de los 40 del siglo XIX, la demolición de las murallas que rodeaban la ciudad".

Bonet indicó que "Cerdà, que también realizó el anteproyecto de la reforma del interior de Madrid, primó la circulación y la movilidad de vehículos y personas, la higiene y la amplitud de los espacios abiertos y verdes en su diseño del Ensanche".

"El diseño del Ensanche proyectado por Cerdà convirtió a Barcelona en una urbe industrial con una alta densidad de población dejando atrás para siempre su trazado medieval", sentenció Bonet, quien recordó que el proyecto de Cerdà fue objeto de críticas y tuvo entre sus grandes opositores a Josep Puig i Cadafalch, que lo definió como "una América cursi".

"Hoy en día, resulta indiscutible la importancia de su obra, valorada positivamente tanto por arquitectos, sociólogos, urbanistas e historiadores del arte como por aquellos que diariamente recorren las calles y avenidas del Ensanche", añadió.