'Arte', de Yasmina Reza, vuelve a los escenarios de la mano de Luis Merlo, Iñaki Miramón y Álex O'Dogherty

Dirigida en esta ocasión por Eduardo Recabarren, la función incide en la importancia de la amistad MADRID, 13 (EUROPA PRESS) 'Arte', de Yasmina Reza, vuelve a los escenarios de la mano de Luis Merlo, Iñaki Miramón y Álex O'Dogherty. La función, que se estrena hoy en el Teatro Alcázar de Madrid, está dirigida por el argentino Eduardo Recabarren e incide en la importancia de la amistad y en las relaciones humanas. Después de largas temporadas en la capital española y otras ciudades españolas interpretada por diferentes actores, ahora, la obra que Yasmina Reza escribió en 1994 llega de nuevo al teatro en la "visión fresca" de Recabarren, según dijo Luis Merlo. El actor, que encarna el papel de Iván ("un ser indolente y cobarde que vive en las emociones cuando debería vivir en el corazón", lo definió el artista) agradeció a su hermano Pedro Larrañaga haber conseguido los derechos de esta función "tan ambicionada", dijo. Asimismo, Luis Merlo (a quien hemos visto recientemente en la serie de televisión 'El Internado' y en la obra 'Gorda', también en el Teatro Alcázar) recordó que Reza ha conseguido "en tan sólo quince años, hacer de esta obra un clásico contemporáneo" y elogió a su "maestro", Eduardo Recabarren, quien le ha enseñado a "enfrentar este personaje desde el principio, incidiendo en algo de puro sentido común: la amistad". "Por culpa de una anécdota, un cuadro en blanco que compra uno de los tres protagonistas de la obra, se reflexiona también sobre si lo que importa es que el arte sea caro o sea bueno. El director de escena se ha centrado en esa amistad de estos tres personajes que corre peligro", explicó el actor. MADUREZ EMOCIONAL Luis Merlo, que confesó su gusto por "la risa incómoda", dijo también que su personaje está siempre "pendiente de lo políticamente correcto". "Lo último que hay que acumular en el amor y la amistad son los silencios y en esta función se habla de eso", señaló. Asimismo aseguró que el texto de Reza posee "la sanguinidad de las grandes tragedias a pesar de ser una comedia" y prefirió calificar esta función (estrenada el pasado mes de agosto en Bilbao y de gira por España desde entonces) como una "tragicomedia" en la que la autora ha conseguido que mientras los personajes viven su situación como un drama, la historia traspase al patio de butacas en forma de comedia. "Gracias a este texto y a mis compañeros por fin siento en escena la madurez emocional que todo artista desea", confesó Merlo. Por su parte, Eduardo Recabarren, consciente de que con un texto como éste tiene todo a su favor, dijo que la obra constituye "una buena oportunidad para los actores y que es "una mirada femenina sobre los hombres muy interesante". El director de escena, que dijo haber "negociado" con los actores de esta función, señaló además que hoy en día el concepto de amistad también está "en crisis". "Nos encontramos en una era en donde todo lo espiritual va a ser muy necesario y la amistad es algo en lo que habrá que apoyarse mucho en el futuro", apostilló. EL PÚBLICO SE IDENTIFICA Para Iñaki Miramón, que encarna a Sergio ("un ser a quien le importa más la forma que el fondo", señaló), los tres actores de esta función se han "encontrado poco a poco desde la tranquilidad y sin sufrir". El actor indicó que una de las virtudes de la obra, que induce a la "reflexión", es que hace que el público "se identifique con parte de los personajes". Finalmente, Alex O'Dogherty, quien confesó tener la sensación de "estar siempre empezando", lo que le gusta, calificó a Marcos, su personaje, de "categórico, intransigente, intolerante y visceral". El 3 de marzo, estreno oficial de la función en Madrid, la taquilla se destinará a la Fundación Sandra Ibarra de solidaridad frente al cáncer.