Blanca Portillo se convierte en "chica Pandur" de la mano de "Hamlet"

  • Madrid, 10 feb (EFE).- Si con "Los abrazos rotos", Blanca Portillo se confirma como "chica Almodóvar", la actriz se convierte ahora en "chica Pandur", con el estreno el jueves en el Matadero del "Hamlet" del director esloveno, con el que inició una fructífera relación en "Barroco", que se repetirá este verano con "Medea".

Blanca Portillo se convierte en "chica Pandur" de la mano de "Hamlet"

Blanca Portillo se convierte en "chica Pandur" de la mano de "Hamlet"

Madrid, 10 feb (EFE).- Si con "Los abrazos rotos", Blanca Portillo se confirma como "chica Almodóvar", la actriz se convierte ahora en "chica Pandur", con el estreno el jueves en el Matadero del "Hamlet" del director esloveno, con el que inició una fructífera relación en "Barroco", que se repetirá este verano con "Medea".

Tomaz Pandur ha conseguido convertir a Blanca Portillo en un shakesperiano "Hamlet" del tercer milenio, "un Hamlet que nos hace atravesar el espejo y mostrar lo que cada ser humano tiene dentro", explicaba la actriz durante una acto en el que la acompañaban el resto de un elenco "sin los que el trabajo no hubiera sido posible".

Los veteranos Susi Sánchez y Manuel Morón encabezan un reparto de jóvenes actores formado por Asier Extendia, Hugo Silva, Félix Gómez, Nur Al Levi, Quim Gutiérrez, Eduardo Mayo, Santi Marín, Damiá Plensa, Aitor Luna y Manuel Moya, todos vestidos por David Delfín.

Un equipo técnico y artístico que se quedaba con la boca abierta cuando, minutos después de comenzar la rueda de prensa, veían aparecer a Asier Extendia con collarín y varios puntos en la cabeza.

"Estoy bien -confirmaba el actor- Me he caído esta mañana durante un rodaje, pero para el estreno estaré a punto". En ese momento las caras blancas del resto volvían a recuperar el color.

"La belleza de esta producción es que es un trabajo de todos desde el primer día", ha comentado el director de escena esloveno, que se ha encargado, junto a José Ramón Fernández, de la adaptación de esta producción del Teatro Español para el Matadero.

Y es que Pandur, tras el éxito de "Barroco", candidato este año a cinco premios Max de teatro y protagonizada también por Portillo, está "orgulloso" de su "Hamlet", en el que el atormentado príncipe danés vuelve, tal y como hicieran antes Sarah Bernhardt o Nuria Espert, a estar interpretado por una mujer.

"No es una feminista, es una mujer sí, pero ante todo es una persona que muestra su lado femenino y masculino a la vez. Es una mujer educada como un hombre, es el instinto frente a la razón, es la tierra o la madre frente al intelecto y la fuerza. Es un ser humano completo", sentenciaba Blanca Portillo.

Para la actriz "lo bueno que tiene el Hamlet de Pandur es que, por primera vez, se hace un estudio individual de cada uno de los personajes y es el de Hamlet el que los une". "Tomaz -añade- muestra así todos los dolores de los humanos, como el amor, la soledad, la furia, la ira...Es un hermoso viaje en la profundidad del alma".

Esta historia escrita por Shakespeare sobre ese príncipe de Dinamarca que quiere vengar a su padre, asesinado por su tío para casarse con la reina, "resume todos los componentes de la tragedia isabelina, como la sangre, la muerte, la venganza..., tan presentes ahora en los telediarios", asegura Portillo.

Durante las casi 4 horas de función, se escucha la música que el grupo Silence ha tardado en crear cinco meses, con una puesta en escena de Numen, "que apoya la fuerza de los personajes y en la que se refleja la melancolía y la humedad en la que vive atrapado el protagonista"

Pandur, que se ha inspirado en la estética de "La caída de los dioses", de Visconti; en la de "El espejo", de Andrei Tarkovsy, y en la pintura de Caravaggio y de Magritte, asegura que su "Hamlet" es una "pequeña contribución a la iconografía del personaje que se ha venido alimentando durante los últimos 400 años" y en la que antes han participado otros como Peter Brook, Laurence Olivier o Mel Gibson.

Carlos del Amo