El Teatro Cervantes de Málaga acoge hoy y mañana la obra 'La señorita Julia', protagonizada por la actriz María Adánez

MÁLAGA, 20 (EUROPA PRESS) El Teatro Cervantes de Málaga acoge hoy y mañana la obra 'La señorita Julia', protagonizada por la actriz María Adánez. El espectáculo se configura como la obra más representativa de August Strindberg, con la que el dramaturgo sueco analizó el eterno debate entre lo nuevo y lo viejo, el fuerte y el débil, la clase baja emergente y la decadente clase alta, la religión frente al ateísmo, la dependencia y la emancipación de la mujer. La pieza parte de la trágica historia de una joven aristócrata que juega a provocar a su criado y que, contra su voluntad, acaba siendo seducida y humillada por él. Raúl Prieto, en el papel de Juan, el criado, y Chusa Barbero, como Cristina, la cocinera y supuesta novia de Juan, completan el reparto, aunque en escena también participan el violinista Andrea Szamek y el acordeonista Scott Singer, según indicaron desde el Teatro Cervantes en un comunicado. El director teatral Miguel Narros, que ya dirigió a Adánez sobre las tablas en Salomé, retoma el texto, ahora en versión de Juan Carlos Plaza, para relatar esta lucha de clases, de sexos y de ideas. De hecho, los caprichos de la primera mujer de Strindberg, una aristócrata finlandesa, sirvieron al dramaturgo sueco de fuente de inspiración para su escritura, junto al suicidio de la escritora sueca Victoria Benedictsson, realizado con una navaja de afeitar, y a la por entonces impactante noticia aparecida en la prensa sueca de la seducción de un criado por una aristócrata que terminó de camarera en un restaurante. 'La señorita Julia' ha sido puesta en escena en numerosas ocasiones y países, y ha servido de inspiración para distintas películas, óperas e incluso ballets. SINOPSIS El drama se centra en tres personajes: la señorita Julia, hija de un conde; Juan, su criado; y Cristina, cocinera y supuesta novia de Juan. La acción tiene lugar en la cocina de la mansión y durante la noche de San Juan, fiesta pagana del solsticio de verano. En ausencia del padre, y mientras el pueblo está entregado a la diversión, la señorita Julia, excitada, invita a bailar a su criado, por lo que sacando provecho de su privilegiada condición social, la señorita juega con él, provocándole e insinuándose. El juego termina volviéndose en contra de ella y acaba siendo seducida. Convertida en su amante, Juan ve la oportunidad de cumplir el sueño de llegar a ser el propietario de un pequeño hotel de lujo en Italia. Para ello, éste no duda en empujarla para que robe dinero al padre y se escape con él. Así, descubiertos por la cocinera, ésta les amenaza con no dejarles salir, y Julia nerviosa le propone marcharse con ellos, asegurándole una vida relajada.