El Teatro Jovellanos vende butacas al público a un precio entre 60 y 100 euros

  • Gijón, 5 may (EFE).- Las butacas del Teatro Jovellanos de Gijón, de madera de castaño y curpiel, se venderán al público a precios que oscilarán entre los 60 y los 100 euros antes de que sean retiradas dentro del proceso de rehabilitación del coliseo gijonés.

El Teatro Jovellanos vende butacas al público a un precio entre 60 y 100 euros

El Teatro Jovellanos vende butacas al público a un precio entre 60 y 100 euros

Etiquetas

Gijón, 5 may (EFE).- Las butacas del Teatro Jovellanos de Gijón, de madera de castaño y curpiel, se venderán al público a precios que oscilarán entre los 60 y los 100 euros antes de que sean retiradas dentro del proceso de rehabilitación del coliseo gijonés.

Ante el interés manifestado por parte de algunos usuarios de adquirir las viejas butacas, la dirección del teatro ha decidido habilitar un sistema en el que los demandantes rellenen una ficha identificativa en la que indiquen el número de asientos que desean.

Las fichas se depositarán en una urna situada sobre el escenario durante el acto de 'despedida' del Teatro Jovellanos programado para mañana dentro de una jornada de puertas abiertas al público y posteriormente se realizará un sorteo para determinar el orden de prioridad para acceder a las butacas.

El precio de las butacas será de 60 euros para las sencillas de y cien para las cabeza de fila, y la estimación inicial de butacas es que puedan estar disponibles en torno al 45 por ciento de los asientos debido a su estado de conservación y al hecho de que compartan brazo, por lo que todas no podrán ser aprovechadas.

La nueva remodelación del Jovellanos afectará, además de la renovación de las butacas, a todo el sistema eléctrico y a la calefacción del teatro y supondrá una inversión de 2,1 millones de euros con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local.

El Teatro Jovellanos, inaugurado como Teatro Dindurra en el verano de 1899, fue destruido en 1936 por una bomba de aviación que sólo dejó en pie una parte de su fachada y reconstruido después de la guerra para ser sometido hace catorce años a una profunda rehabilitación en la que se invirtieron casi 4 millones de euros.