El sueño de paz inalcanzado, canto contra las guerras con el 'Viriato' más humano en el Festival de Teatro de Mérida


MÉRIDA|
El sueño de paz inalcanzado, canto contra las guerras con el 'Viriato' más humano en el Festival de Teatro de Mérida

El sueño de paz inalcanzado, canto contra las guerras con el 'Viriato' más humano en el Festival de Teatro de Mérida MÉRIDA | EUROPA PRESS

El sueño de paz inalcanzado del 'Viriato' más humano ha invitado al público asistente esta noche al Festival de Mérida (Badajoz) a reflexionar sobre el papel de la lucha por el poder y de las guerras, unos temas que no se agotan en el tiempo de la Humanidad.

El montaje, puesto en escena por los extremeños 'Verbo Producciones', ha levantado este miércoles el aplauso del público asistente al Teatro Romano de Mérida, en el que ha supuesto el último estreno de la actual edición del Festival de Teatro de la capital extremeña, y al que ha asistido el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, entre otras autoridades.

Temas como la avaricia, la guerra, la paz, la lucha contra el poder, y la traición han sobrevolado sobre el escenario con las peripecias del caudillo lusitano 'Viriato' en sus últimos años de vida, gracias a un espectáculo dirigido por Paco Carrillo y a partir del texto inédito del dramaturgo Florián Recio.

De este modo, el montaje ha demostrado la curiosidad y admiración que siempre ha despertado Viriato a lo largo de la historia y cómo ha inspirado a literatos a un lado y otro de la Raya, desde Cervantes a Camões, pasando por Lope de Vega o Pessoa.

En el escenario, con un excelente vestuario, nueve actores de reparto han estado acompañados por un coro de 15 alumnos de la Escuela Superior de Teatro de Extremadura, que inundan el espectáculo con una "procesión de la vergüenza", en clara alusión al drama actual de los refugiados y los "muertos de las guerras".

Todos ellos, junto a tres músicos de Laoctava, Centro de Música Creativa, han recibido el sentido homenaje de los espectadores del Teatro Romano, a través de un montaje que estará en cartel hasta el próximo domingo, día 27, cuando se cerrará el 63º Festival de Mérida.

Así, como mito que logró la paz para el pueblo lusitano pero terminó traicionado y asesinado por los suyos, los espectadores han podido reflexionar sobre la lucha contra el poder en Roma, los anhelos de paz, los refugiados, a través de un coro ataviados con cruces que simbolizan lo peor de las "infinitas guerras", sus víctimas.

Durante el montaje, la esposa de 'Viriato' también ha lanzado un mensaje en favor del papel de las mujeres como origen de la vida, tan olvidado en ocasiones.

VALORACIONES TRAS EL ESTRENO

En declaraciones a los medios tras el estreno, Paco Carrillo se ha mostrado "muy satisfecho" del trabajo realizado, tanto de los actores como del coro; y ha resaltado que la de 'Viriato' se trata de la tercera obra que monta con el equipo que participa en dicho montaje, y con el que según ha reconocido "es un placer trabajar".

A su vez, el dramaturgo extremeño Florián Recio ha reconocido que la vivida hoy ha sido una noche "preciosa" y "de nervios", por la puesta en escena ante el público de un texto que ha tachado de "muy emocionante" y que ha conllevado, ha dicho, trabajo durante "muchos meses".

Recio también ha agradecido al equipo del montaje "por hacerlo tan bien" y por hacerle a él sentirse "tan feliz".

También, Fernando Ramos, en la piel de Viriato, ha pedido "perdón" a quienes haya podido defraudar la puesta en escena de esta noche, al tiempo que ha resaltado en todo caso que el "esfuerzo" realizado ha sido "enorme". Además, ha pedido un "fuerte aplauso" concreto para el "curro ímprobo" realizado por el coro que participa en la obra.

Finalmente, junto a Fernando Ramos como Viriato, arman la historia de este épico personaje Ana García (Tóngina), Manuel Menárguez (Minuro), David Gutiérrez (Audax), Juan Carlos Tirado (Cepión), Pedro Montero (Olíndico), Jesús Manchón (Astolpas), Paca Velardiez (Nura) y José F. Ramos (Corifeo). A ellos les acompaña un coro formado por 15 personas, un coro de "muertos y refugiados".