José Sancho y Joaquín Kremel se enfrentan como director y actor de éxito en la obra teatral Calcetines Opus 124

El Teatro Lope de Vega acoge el estreno absoluto de una comedia "de actores" que usa la música como elemento "purificador"

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El Teatro Lope de Vega de Sevilla acogerá el próximo jueves el estreno absoluto de la obra 'Calcetines Opus 124', una obra "desternillante" que permanecerá en cartel hasta el domingo y en la que los actores José Sancho y Joaquín Kremel se enfrentan cara a cara y durante hora y media como director y actor de éxito, respectivamente.

La comedia fue presentada hoy en rueda de prensa en Sevilla por el director del Teatro Lope de Vega, Antonio Álamo; los propios actores, y el director, José Carlos Plaza, quien destacó la "sabiduría teatral" demostrada por un autor "joven" como Daniel Colás, responsable de la escritura de la pieza.

Durante su breve alocución para presentar la obra, Plaza describió que se trata de una comedia "muy divertida y desternillante" en la que Sancho y Kremel representan a dos personajes "antagónicos y contrapuestos, dos payasos, el serio y el cómico", los cuales están "en constante conflicto".

"Aunque es una comedia, la obra está llena de ternura, amor, amistad y soledad", puso de manifiesto el director teatral, quien señaló que "hay una peculiaridad, y es que se usa al teatro como un mundo de conflicto", todo ello en una obra "de actores" que "están enfrentados y solos en un espacio vacío".

De igual modo, y tras reseñar que en esta pieza "hay algo de 'Esperando a Godot' y de 'La extraña pareja'", Plaza se refirió al título e indicó que el autor, Daniel Colás, "le da a la música el papel de la limpieza y pureza, pues los personajes sólo llegarán a entenderse por medio de ésta".

LA MÚSICA "AMANSA" A LOS PERSONAJES

En este sentido, el actor José Sancho coincidió con Plaza en señalar que la música "amansa" a los dos personajes en una obra para la que han estado ensayando dos meses y en la que "hemos tenido que aprender a fingir que sabemos tocar el violín y el violonchelo". "A veces, creo que sé tocar el violín y que finjo pero relativamente, y eso no es fácil que ocurra", apostilló.

Al hilo de ello, Sancho indicó que la obra --donde se dan cita "lo bueno, lo cómico, lo divertido y lo trágico-- está protagonizada por dos personajes, un director --Sancho-- y un actor de éxito --Kremel-- que "se necesitan y que están esperando, y creo que esperan lo que les ocurre, que es el crepúsculo profesional".

Por su parte, Kremel destacó que Plaza "ha sabido encontrar rincones de la función donde no cualquier director sabe llegar" y describió que su papel "es el de un actor de éxito que ha tenido su público, que ha hecho teatro convencional y no comprometido y que no entiende las cosas que dice el director".

Todo ello lleva, según dijo, a que se produzca "un choque de trenes en el que saltan chispas y grandes broncas a cada momento", todo ello a través de una representación que tiene una duración de 90 minutos y en la que cobra especial importancia la música, dirigida en esta ocasión por Mariano Díaz.