'La casa de Bernarda Alba' en el TNC junta por primera vez a Rosa Maria Sardà y Núria Espert

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS) El primer texto de Federico García Lorca que llegará al Teatre Nacional de Catalunya (TNC), 'La casa de Bernarda Alba', juntará por primera vez sobre las tablas a las actrices Rosa Maria Sardà y Núria Espert, quienes apuntaron hoy en rueda de prensa que son profesionales y trabajarán "en favor de la obra" porque "no es una competición". Dirigida por Lluis Pasqual, 'La casa de Bernarda Alba' estará en cartel del 29 de abril al 28 de junio en la sala pequeña del TNC, ya que es una obra "de voyeurs", y la "terrible" humanidad que destilan los personajes "choca" si se ve de cerca, estimó el director. El director del TNC, Sergi Belbel, añadió que, al ser un teatro público, prima la propuesta artística, no el beneficio económico que se pueda sacar de ella. "Sólo buscamos el beneficio cultural del público", remachó. Espert dirigió 'La casa de Bernarda Alba' anteriormente, de modo que "no tenía ninguna gana" de interpretar a Bernarda, pero Pasqual la convenció. "Es la vez que le veo más feliz y seguro", comentó la actriz sobre el director. Para Sardà, que interpreta a La Poncia, de todas las actrices que participan en esta versión, ella es la que menos sabe de Lorca, a quien descubrió de la mano de Espert. Sobre Pasqual, elogió su capacidad para hacerle "los mejores regalos": "Siempre que (Pasqual) tenía una (papel de una) mujer que se moría de algo, me la venía a traer. En ésta, si no es a manos del público, será la única en la que no moriré", comentó risueña. En esta tragedia lorquiana, en la que "no hay ni una sola frase que no tenga punta", indicó Pasqual, participan también Tilda Espluga, Almudena Lomba, Teresa Lozano, Marta Marco, Marta Martorell, Bárbara Mestanza, Montse Morillo, Nora Navas, Rebeca Valls y Rosa Vila. En la obra, escrita en 1936, Bernarda enviuda por segunda vez y se sume en un luto riguroso, por lo que sus cinco hijas se ven ancladas a la casa familiar ante la rigidez de la madre. Los valores sociales y el fanatismo serán capaces de sofocar las ansias de libertad y las raíces del deseo. ALEGRÍAS Y TRISTEZAS Espert no supo precisar en qué se diferencia la versión de 'La casa de Bernarda Alba' que dirigió ella y la que ahora dirige Pasqual porque aún se encuentran ensayando --"es como un plato a medio cocinar, que todavía no huele", comparó el director--, pero sí dijo que la visión de Pasqual es "muy diferente" a la que tuvo ella a la hora de abordar el texto, algo que es "una suerte", porque sino para ella no tendría atractivo. Pero no se congratuló porque fuese en castellano: "Me duele que no sea en catalán, pero ya haremos otra", comentó la artista.