"Les 7 doigts de la main" fusiona el circo contemporáneo y la cultura urbana

  • Barcelona, 28 abr (EFE).- La compañía canadiense "Les 7 doigts de la main" trae a Barcelona y Madrid entre hoy y el 17 de mayo "Traces", un espectáculo que fusiona el circo contemporáneo con la cultura urbana y que explora la fragilidad humana.

Barcelona, 28 abr (EFE).- La compañía canadiense "Les 7 doigts de la main" trae a Barcelona y Madrid entre hoy y el 17 de mayo "Traces", un espectáculo que fusiona el circo contemporáneo con la cultura urbana y que explora la fragilidad humana.

"Traces" es un espectáculo lleno de energía protagonizado por cinco artistas de entre 22 y 27 años que lleva el nombre del rastro o la huella (trace) que esa energía joven de expresión rápida quiere dejar.

Se representa en un escenario que recrea una especie de búnker en el que unos jóvenes actúan a toda prisa, sin casi dejar las tablas, para expresar que están en peligro y al acecho de una catástrofe que se avisa mediante una sirena, unas ráfagas de luz y el ruido de motores de aviones sobrevolando el lugar.

Los artistas ponen en escena una serie de números acrobáticos en los que tienen también cabida la música y la expresión corporal.

Cada intérprete realiza al menos cinco números en solitario o en grupo con técnicas circenses que van desde la acrobacia al malabarismo y a los palos chinos, entre otros.

Combinan esas técnicas con expresiones propias de la cultura urbana, como el monopatín y baloncesto o dibujo, adobadas o jalonadas con teatro y danza contemporánea.

Son Antoine Auger, Antoine Carabinier-Lepine, Raphael Cruz, Geneviève Morin y Philip Rosenberg, de Montreal y San Francisco, jóvenes que provienen de la prestigiosa escuela de circo de la ciudad quebequesa y de otras compañías circenses.

Sobre ese escenario catastrofista hay un piano con maderas recicladas que da paso a la sucesión de números, ya que los artistas se van sentando uno a uno frente a él y tocan distintas piezas de música mientras uno o varios de ellos se erigen en protagonistas del escenario.

Impresionante, un número de arcos en el que se van colocando hasta cinco de esos arcos de distintas dimensiones uno encima del otro y los artistas pasan por ellos, desde el asentado en el suelo hasta el quinto, el más alto.

Destacada la actuación en rueda alemana de Carabinier-Lepine, quien ha participado en diversos circos, entre ellos el Eloize, el Cirque du Soleil y el colombiano Circo del Aire.

Los acróbatas y atletas de "Traces" fallan algunas veces en sus proezas y sin inmutarse vuelven a intentarlo hasta que consiguen lograrlas, porque, según ha explicado la directora artística del espectáculo, Shana Carrol, "no estamos preparados para la perfección", ya que la compañía cree que "es más interesante para el público ver la fragilidad".

En otro momento del espectáculo, los artistas se van presentando con su nombre, apellido, aficiones y rasgos de carácter, con el fin de confabularse con los espectadores, con los que llegan a interactuar en dos o tres ocasiones.

La compañía tiene ya en gira cuatro espectáculos y "Traces", el segundo, se representará en el Teatro Tívoli de Barcelona entre el 28 de abril y el 17 de mayo y del 20 al 23 de mayo en el Teatro Circo Price de Madrid.

"Les 7 doigts de la main" ya actuó en Barcelona en el festival Grec 2008 y quiere con esta nueva aparición en Barcelona y en Madrid fidelizar un público en España.