Mendes afirna que el teatro "alimenta" su alma y el cine "es puro nomadismo"

  • Madrid, 16 abr (EFE).- Sam Mendes, el director de la "oscarizada""American Beauty", admite que sólo su "locura" explica que se haya embarcado en un plan teatral tan ambicioso como "The Bridge Project", con el que llega ahora a España. "El teatro -aclara en una entrevista con Efe- alimenta mi alma y el cine es puro nomadismo".

Sam Mendes se empeña en que su "puente" teatral transoceánico llegue a España

Sam Mendes se empeña en que su "puente" teatral transoceánico llegue a España

Sam Mendes se empeña en que su "puente" teatral transoceánico llegue a España

Sam Mendes se empeña en que su "puente" teatral transoceánico llegue a España

Madrid, 16 abr (EFE).- Sam Mendes, el director de la "oscarizada""American Beauty", admite que sólo su "locura" explica que se haya embarcado en un plan teatral tan ambicioso como "The Bridge Project", con el que llega ahora a España. "El teatro -aclara en una entrevista con Efe- alimenta mi alma y el cine es puro nomadismo".

Mendes, que ha presentado hoy en el teatro Español el proyecto acompañado por los actores Ethan Hawkes, Simon Russell Beale, Rebecca Hall y Sinead Cusack, es uno de los hombres más ocupados de Nueva York pero ha decidido capitanear un plan transatlántico tan ambicioso -tres años con dos obras cada temporada- porque, dice, está "loco".

El director británico -casado con Kate Winslet- fue el responsable artístico durante diez años de un teatro (el Donmar Warehouse Theater de Londres) y al mismo tiempo rodó tres películas -American Beauty, Camino a la Perdición y Jarhead- aunque "entonces no tenía familia" y en los últimos años sólo ha llevado a escena una -The vertical hours, con Julianne Moore- "porque quería estar con ellos".

Ahora, con sus hijos ya más crecidos, quería reanudar el contacto con el teatro. "Es como estar en casa: alimenta mi alma. Sin embargo, las películas te tienen en movimiento constante, es puro nomadismo", resume.

Por eso ha decidido crear "The Bridge Project", es su manera de implicarse de nuevo y se siente muy "motivado y emocionado" ante algo "tan grande".

"The Bridge Project" -que en su primer año representa "El jardín de los cerezos" y "Cuento de invierno"- se estrenó el pasado mes de enero en Nueva York y concluye en agosto en Epidauro (Grecia), tras recalar en Singapur, Nueva Zelanda, España, Alemania e Inglaterra pero él "sólo" ha estado en el estreno, en Madrid, e irá a Londres y Epidauro.

"Me apetecía mucho venir a Madrid. Aquí produjimos 'Cabaret' y dije entonces que iba a venir, pero al final no pudo ser, así que ahora quería estar", explica Mendes sobre la decisión de haber incluido la capital española en su gira.

Asegura que hacer teatro es, "en muchos sentidos, bastante más arriesgado" que hacer películas pero que hay uno en el que el cine es insuperable: "Gastar cien millones de dólares en un filme es algo mucho más importante", ríe.

Mendes (1965) revela que acaba de concluir el montaje y producción de la que es, por ahora, su última película, "Away we go", y que está "muy contento" porque, aunque está basada en un libro de David Eggers, es el primer guión original que dirige desde "American Beauty".

Adelanta que se trata de una "road movie""verdaderamente divertida", que llegará en septiembre a España, sobre una pareja joven que emprende un viaje por Estados Unidos buscando un lugar donde dar a luz.

El director reconoce además que hay "posibilidades" de que, finalmente, lleve al cine el musical "Follies", un musical, pero que le frenan aún los "reparos" que le dan las adaptaciones del teatro al cine