Mònica Randall vuelve al teatro dirigida por Silvia Munt en 'La comedia española', desde hoy en el Valle-Inclán (Madrid)

La obra se estrena por primera vez en España y es un retrato de la familia y de la profesión actoral MADRID, 13 (EUROPA PRESS) La veterana actriz Mònica Randall vuelve a los escenarios después de más de 34 años con 'La comedia española' de Yasmina Reza, un montaje dirigido por Silvia Munt que radiografía la profesión del actor y la familia con sus amores, odios y soledades y que estrenará en Madrid el Teatro Valle-Inclán del Centro Dramático Nacional hoy. Munt aludió a la génesis de este proyecto (es la cuarta obra de teatro que dirige) que nació de su "pasión irrefrenable" por Yasmina Reza quien curiosamente tiene tres obras en cartel en Madrid: A ésta se suman 'Un Dios salvaje' y 'Arte'. "Pasiones frustradas, miedos e inseguridades aderezados con su particular ironía" son las claves de este espectáculo, según la directora de escena, en el que una madre, su joven novio, sus dos hijas y el marido de una de ellas interpretan a cinco actores ensayando una obra de un autor español. "Los actores van rompiendo ese ensayo y reproducen confesiones imaginarias en complicidad con el público", explicó Silvia Munt aludiendo a lo "arriesgado" del texto. Yasmina Reza, que considera ésta su mejor obra, la ha asemejado a las "muñecas rusas" -explicó la directora de escena- quien recordó que paradójicamente es "la menos valorada y comercial". Casualmente, la autora está en estos momentos dirigiendo la versión cinematográfica de este texto. ALGO DE EXPERIMENTO La función, tiene para Munt "algo de experimento" pues no guarda la forma teatral habitual. "Todo lo que dice es identificable y defendible y esto es muy saludable para el teatro", indicó. "Es una obra que trata de lo irremediable y frustrante que es la familia y retrata perfectamente nuestra profesión. Reza hace, sin contemplaciones, un espejo de los egoísmos, la mediocridad y también lo maravilloso de los actores, que es refugiarse en el imaginario", explicó. "Entrar en esta obra ha sido un viaje de aprendizaje, placer y dolor porque es un texto muy difícil y no sólo es comedia, es mucho más", agregó la directora que ha participado también en la "fiel" traducción de la obra que se estrena por primera vez en España y que también se llevará a Cataluña en catalán. FUNCIÓN POLIÉDRICA Mònica Randall elogió la "apuesta valiente y arriesgada" de Silvia Munt al dirigir este montaje al que llega después de más de tres décadas sin pisar los escenarios. "El teatro es mi vocación y donde empecé pero es realmente duro y yo siempre he preferido la vida fácil", confesó la actriz. En esta ocasión su personaje (el de la madre) y el texto de Reza, la hechizaron además del hecho de que estuviesen en el proyecto Munt y Ramón Madaula (pareja de la directora y actor también en la función). "Necesito trabajar con gente que sepa al menos lo mismo que yo y Silvia sabe mucho más", manifestó. "Cuando te corrigen me dan seguridad. Esta es la ventaja de los buenos actores. Son excelentes para dirigir a otros actores porque conocen nuestros miedos", dijo. Respecto a la obra, la actriz recordó que se trata de "una comedia desnuda" e hizo suya la definición que la cantante Marina Rosell le dio ayer mismo cuando asistió a un ensayo: "Es una función poliédrica, parece un Picasso". En el elenco de la obra figuran también Xicu Masó, María Molins y Cristina Plazas. La escenografía es de Xavier Millán y el vestuario de Patricia Monné. El montaje estará en cartel en Madrid hasta el 29 de marzo.