Núria Espert y Rosa Maria Sardà estrenan en Barcelona una versión íntima de 'La casa de Bernarda Alba'

BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS)

Las actrices Núria Espert y Rosa Maria Sardà suben juntas por primera vez a un escenario para interpretar 'La casa de Bernarda Alba', el clásico de Federico García Lorca que estará a partir del 29 de abril al 28 de junio en la Sala Pequeña del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), un espacio que según dijo hoy el director del montaje, Lluís Pasqual, ofrece una "proximidad" que hace que se pueda ver "palpitar a los personajes".

La protagonista absouta es Núria Espert, que aborda el personaje de Bernarda Alba, tras dirigir la obra en Londres en 1986, un papel que en aquella ocasión interpretó Glenda Jackson. Espert reconoció hoy en rueda de prensa sus reticencias a la hora de aceptar el papel: "Cuando me lo ofrecieron, no me hizo ninguna gracia", confesó.

La actriz explicó, sin embargo, que tras una conversación con Pasqual, en la la que le pidió que se "olvidara" de lo que había hecho en Londres, cambió "el chip" y pudo concentrarse en la construcción del personaje desde la perspectiva de la actriz. "He buscado todos los puntos débiles de esta especie de monstruo", dijo, aunque añadió que Bernarda también es humana.

Espert explicó que en los ensayos se encontraba en "un estado anímico tumultuoso" que nada tenía que ver con el disfrute: "La palabra 'disfrutar' no sé qué quiere decir. Actuar es una cosa dolorosa porque es un poco esquizofrénica; dejas de ser quien eres", destacó.

La actriz confesó además uno de sus trucos antes de salir a escena: "Recomiendo a todos los actores del mundo una aspirina antes de actuar", comentó entre risas.

En la misma línea, Sardà, que interpreta a La Poncia, habló de la "inquietud" que le suponía pensar que lo que iba saliendo en los ensayos --"la mitad de lo que Lluís soñaba"-- no volvería a salir en las representaciones.

Sardà explicó más tarde que los nervios "desaparecen" cuando siente cerca a sus compañeros: "Cuando estoy en el escenario, de la mano de Lluís y delante de Núria, estoy segura de que no me puede pasar nada malo", confesó.

El montaje, en el que la mujer tiene un papel central, sigue, según Pasqual, las directrices de Lorca, que exigía "la simplicidad del escenario y que fuera de un blanco resplandeciente". El blanco contrasta con el negro del luto que visten, además de Sardà y Espert, las actrices Tilda Espluga, Almudena Lomba, Teresa Lozano, Marta Marco, Marta Martorell, Bárbara Mestanza, Montse Morillo, Nora Navas, Rebeca Valls y Rosa Vila.

En la obra, subtitulada 'Drama de mujeres de los pueblos de España', el poeta y dramaturgo granadino retrató la tragedia de Bernarda Alba, la mujer que tras enviudar por segunda vez decide llevar un luto muy riguroso e imponerlo, con rigidez moral, a sus cinco hijas.

"Si fue escrito como un drama, pocos meses después se convirtió en una tragedia", afirmó Pasqual. El director se refería así al fusilamiento de Lorca a manos de las tropas franquistas, que tuvo lugar en el barranco de Víznar (Granada) el 19 de agosto de 1936, justo dos meses después de que el poeta concluyera la obra.

'La casa de Bernarda Alba' se representó por primera vez el 8 de marzo de 1945 en Buenos Aires, protagonizada por la exiliada Margarida Xirgu. Después de diversas adaptaciones que han llevado la obra a la danza, el musical e incluso al cine, esta última versión del clásico de Lorca llegará, tras su paso por el TNC, al Teatro Español de Madrid, donde se representará entre el 10 y el 25 de octubre en otro espacio "íntimo", la sala Matadero.