A hombros el español Rubén Pinar, que indultó el sexto toro en Medellín

  • Medellín (Colombia), 21 feb (EFE).- El español Rubén Pinar salió a hombros de la plaza La Macarena de Medellín (Colombia) en la corrida celebrada hoy tras el indulto de un bravo y noble toro de Santa Bárbara.

A hombros el español Rubén Pinar, que indultó el sexto toro en Medellín

A hombros el español Rubén Pinar, que indultó el sexto toro en Medellín

Medellín (Colombia), 21 feb (EFE).- El español Rubén Pinar salió a hombros de la plaza La Macarena de Medellín (Colombia) en la corrida celebrada hoy tras el indulto de un bravo y noble toro de Santa Bárbara.

Este joven diestro que se ha presentado en Medellín desde becerrista, como novillero y hoy como matador respondió al cariño de esta afición, cumpliendo una triunfal tarde con corte de una oreja a su primero, al que le realizó una faena variada y artística que fue rubricada con una estocada entera.

Lo culminante de su actuación se cumplió en el sexto, el toro de nombre "Corso", de 460 kilos de peso, al cual le ejecutó una faena prodigiosa desde que se abrió de capa toreando despacio con mano baja.

Se desempeñó brillantemente con el capote, intervino en quites emocionando a la multitud y con la muleta se lució en derechazos en redondo. Una faena izquierdista, templada y perfectamente rematada aprovechando la bondad del toro, que se iba arriba en cada muletazo.

Con el regocijo de los asistentes, que aplaudieron tanto al torero como al toro, para el cual pidieron y obtuvieron el indulto. Se le concedieron a Pinar simbólicamente las dos orejas y fue paseado a hombros por el redondel.

Alternó con el también español César Jiménez, quien no tuvo suerte con su primero, que no se prestó para el menor lucimiento, abrevió su labor y mató de una estocada contraria, rematando al segundo golpe de descabello.

El público demostró su descontento con pitos.

Tuvo su desquite con su segundo, cuarto de la tarde, al cual le hizo una enjundiosa labor con capa y muleta, toreando despacio, templado, con calidad y dominio del buen toro.

Media estocada arriba y un golpe de descabello acabaron con su buen oponente. Hubo petición de oreja, pero todo quedó en gran ovación.

El tercero en el cartel, el colombiano Luis Bolívar, se esforzó con su primero, algo suelto de las suertes, y buscó las tablas.

Se esforzó Bolívar luciéndose en chicuelinas y con la muleta en estatuarios, logrando éxito con la derecha.

No tuvo fortuna en la muerte, con una estocada baja, y el silencio fue la respuesta del público.

Su segundo, quinto de la tarde, le permitió lucir brillantemente en verónicas y quites sacando el toro del caballo, para luego ejecutar un trasteo de máximo temple tanto con la mano derecha como por naturales.

El público lo respaldó con una ovación profunda a lo largo de todo su quehacer, mató de una estocada entera en todo lo alto y fue premiado con una oreja, cuando el público reclamaba la segunda al igual que la vuelta al ruedo de los despojos del toro.

Al final de la corrida el público ovacionó intensamente al joven Pinar, mientras era paseado a hombros.

La plaza registró media entrada.

El próximo festejo en Medellín será el sábado 7 de marzo, cuando se cumple el 64 aniversario de la plaza La Macarena, con un concurso de ganaderías con reses de Mondoñedo, Vistahermosa, La Carolina, Santa Bárbara, Las Ventas del Espíritu Santo y Agualuna, para los matadores colombianos Pepe Manrique, José Gómez (Dinastía) y Paquito Perlaza.