Aguirre homenajea a Curro Romero con una exposición en Las Ventas cargada de imágenes y objetos personales del diestro

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El 50º aniversario de la confirmación de la alternativa de Curro Romero en la Plaza de Las Ventas de Madrid ha sido el pretexto para que la Comunidad de Madrid organice la exposición 'Curro Romero, toda una vida' con multitud de imágenes y objetos personales del diestro en este ruedo para homenajearle.

La presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, acompañada de, entre otros, del vicepresidente y responsable de Asuntos Taurinos, Ignacio González, fue la encargada de inaugurar la muestra donde el torero, que contó en todo momento con la compañía de su mujer, Carmen Tello, no dejó de agradecer el "cariño" de la afición de Madrid.

Desde algunos libros editados sobre Curro Romero hasta el primer contrato de apoderamiento firmado por el torero en Sevilla en 1955 se pueden contemplar en esta exposición cargada, también, de imágenes procedentes de los archivos de fotógrafos como Agustín Arjona, que ilustra básicamente las grandes tardes de Curro en Sevilla.

También hay fotografías de Botán, que es el mejor testigo de las tardes de clamor -y de lo contrario- de Curro Romero en Las Ventas desde los años sesenta, y de la Colección Santos Yubero, del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, con imágenes referentes a la presentación de Curro de novillero en Madrid en 1958.

Las instantáneas también ofrecen un paseo por la carrera taurina de Romero, y se pueden contemplar los mejores recuerdos de sus primeras tardes de éxito en Las Ventas en 1959 y primeros de los años sesenta, así como sus primeras andanzas en Madrid y su rápida adaptación al ambiente de la capital de aquella época.

Tras la lectura de unas cariñosas palabras del escritor Antonio García Barbeito, la presidenta madrileña se dirigió a "Paco" para recordarle que otorgarle la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1997 fue una de "las decisiones más acertadas" de su vida política, que dura ya 27 años.

Se dirigió a él como "uno de los más grandes de la historia del toreo" por su "infinita afición, su tesón y valor", señaló la dirigente autonómica, quien también le comparó con el histórico Manolito y aseguró que los jóvenes de ahora se preguntarán "qué grande tuvo que ser Curro para que en la primera plaza del mundo se dedique una exposición por los 50 años de la confirmación de su imposición".

Para Aguirre, una de las claves del éxito del diestro es su "amor desmesurado" por el arte de torear, su voluntad de perfección y su intento de siempre "buscar el lance ideal", y la exposición inaugurada hoy es para que todos los que le han visto torear vuelvan "a saborear las emociones" que supo provocar entonces, "y para que los más jóvenes se imaginen, siquiera un poco, lo grandísimo que ha sido Curro Romero".

"Desde sus primeros momentos empezó a torear como no ha toreado nadie, es lo más grande a lo que puede aspirar un torero, y Curro lo consiguió desde sus comienzos. Su manera de parar al toro y de obligarle a ir tan despacio como quisiera su capa o su muleta ha sido única", indicó Aguirre, quien también señaló que única ha sido "su elegancia para estar en la plaza, incluso en los días con algún problemilla, que también los hubo".

Por su parte, Curro Romero agradeció la exposición a la Comunidad de Madrid y en tono emocionado recordó que tanto Las Ventas como la Gran Maestranza de Sevilla han sido las dos plazas que le convirtieron en lo que fue como torero. A su juicio, es "vital" pasar por ambos ruedos, y se disculpó por haber hecho "sufrir" a la afición madrileña, una de las "más auténticas".

CABEZAS DE TORO

Los fondos de la exposición, según explicó el comisario de la exposición, Carlos Abella, provienen de dos "santuarios" de incalculable valor, uno de ellos, la propia casa del torero en Espartinas, de cuyas librerías, vitrinas, o mesas, son originarios los vestidos, premios, estoques, zapatillas, y castañetas.

El otro fondo es originario de la Peña Taurina Curro Romero de Camas, pequeño pueblecito cercano a Sevilla, y lugar de nacimiento de dos de las más grandes figuras del arte del toreo, Curro Romero y Paco Camino. La Peña ha contribuido a la exposición con la cesión de las cabezas de cuatro de los toros más significados de los éxitos de Curro Romero en Las Ventas, 'Regatero', 'Fragoso', 'Marismeño' y 'Soneto', lidiados en los años, 1959, 1963, 1973 y 1992.

Además, ha cedido el vestido con el que Curro Romero debutó en la Maestranza de Sevilla y un buen número de recuerdos y objetos que con cariño y solitaria dedicación han ido guardando en sus paredes sus admirables seguidores y partidarios.

La muestra también recoge las medallas y reconocimientos que Curro ha recibido de su Camas natal, de su Sevilla, --de quienes ha sido declarado Hijo Adoptivo--, de Andalucía y de las Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y de España, ésta ultima recibida en ceremonia presidida por los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía en los Reales Alcázares el 24 de marzo de 1998.

SUS PRIMEROS PASOS

Curro Romero nació en la calle Ángel de la localidad sevillana de Camas el 1 de diciembre de 1935. Desde muy niño trabajó como mancebo de una de las tres farmacias que había en su pueblo. Junto a esta labor, rondaba las fincas para dar pases a los becerros hasta que le surgió la primera oportunidad en la plaza de La Pañoleta de su localidad natal.

En Las Ventas se presentó como novillero el 18 de Julio de 1957, y recibió la alternativa en Valencia el 18 de Marzo de 1959 de manos de Gregorio Sánchez, como padrino, y Jaime Ostos, como testigo. El toro de esta alternativa tenía por nombre 'Vito' y pertenecía a la ganadería del Conde de la Corte.

Precisamente, la confirmación llegó dos meses y un día después, concretamente el 19 de Mayo en plena Feria de San Isidro, con el toro 'Lunito', del hierro de Galache. Su padrino fue Pepe Luis Vázquez, actuando como testigo el hermano de este, Manolo Vázquez.

Tras torear cerca de 900 corridas de toros y conceder 35 alternativas, anunció su retirada tras participar en un festival benéfico junto a Morante de la Puebla en la placita de carros de La Algaba (Sevilla) el 22 de Octubre de 2000. En su vida profesional abrió siete veces la Puerta Grande de la Monumental de Las Ventas madrileña.