El nombre de la tarde, Emilio de Justo, califica su triunfo como "un sueño"

  • Madrid, 7 may (EFE).- El triunfador del festejo que abrió hoy la Feria de San Isidro, el diestro Emilio de Justo, no escondía su felicidad cuando cruzaba el umbral de la Puerta de Cuadrillas de Las Ventas, "muy contento" por la oreja cortada, asegurando que este triunfo en Madrid "es un sueño".

El nombre de la tarde, Emilio de Justo, califica su triunfo como "un sueño"

El nombre de la tarde, Emilio de Justo, califica su triunfo como "un sueño"

Madrid, 7 may (EFE).- El triunfador del festejo que abrió hoy la Feria de San Isidro, el diestro Emilio de Justo, no escondía su felicidad cuando cruzaba el umbral de la Puerta de Cuadrillas de Las Ventas, "muy contento" por la oreja cortada, asegurando que este triunfo en Madrid "es un sueño".

"Llevo todo el invierno luchando, entrenando y soñando con Madrid, y gracias a Dios me ha salido un toro que sin tener mucha fuerza me ha dejado expresar un poco el concepto que siento. La gente se ha ido metiendo en la faena, que ha sido de menos a más y encima matando bien", dijo.

Aunque su balance global de la corrida fue bien distinto: "los toros no ha ayudado nada, no han sido nada fácil, ni mi primer toro ni el resto que han lidiado mis compañeros. Era muy difícil levantar la tarde, y lo he conseguido", indicó De Justo.

Los otros dos alternantes, Eugenio de Mora y José Miguel Pérez "Joselillo", se marchaban de Las Ventas, visiblemente contrariados y desilusionados, y ambos coincidían en señalar el poco fondo de la corrida como causa principal de su disgusto.

El director de lidia, Eugenio de Mora confesó que "venía muy preparado y con ganas. Estoy en un momento bueno, pero yo sólo es imposible, el toro tiene que poner algo más para conseguir triunfar".

Sobre su lote dijo: "El primer toro ha sido noble pero nada más. Se ha parado muy pronto y no me ha dejado hacer nada importante. He estado con ganas, lo he matado bien pero no era toro de triunfo; y mi segundo ha sido muy bronco y complicado, pegaba muchos cabezazos y no se desplazaba. Y así es imposible".

Y "Joselillo" también se lamentaba del juego de sus toros, "imposibles y muy desagradables", aunque la corrida en conjunto "no ha tenido mucho fondo. En Madrid se necesita un toro que tenga chispa y motor", dijo.

"Mi intención toda la tarde ha sido la de apostar y apostar, pero mi primero ha sido muy deslucido y al otro he intentado darle espacio para que se viniera de largo, pero ha ido desarrollando mucho peligro. Todo lo que ha hecho ha sido pegar pitonazos y no humillar nunca", finalizó "Joselillo".