Un toro se escapa en Melilla y permanece cuatro horas en un cauce de río hasta ser sedado


MELILLA|

Un toro escapado de una granja de la ciudad de Melilla ha estado en el cauce del río Oro durante varias horas de este miércoles, llamando la atención de decenas de curiosos, que se agolpaban en las proximidades del puente que une las calles Actor Tallaví con General Polavieja, junto al Colegio Reyes Católicos.

Tras varios intentos por capturar al animal y usar a otro ternero como señuelo, finalmente fue necesario sedar al toro, usando para ello un rifle con tranquilizantes, para poder controlarlo, pasadas las diez y media de la mañana, y llevarlo en un remolque a dicha granja.

Durante todo ese periodo de tiempo, unas cuatro horas, se han vivido momentos de tensión e incluso de peligro, como el instante en el que un lacero cayó delante del toro pero finalmente no fue embestido cuando el animal empezó a correr hacia ellos.

El toro, tras escapar de un ganadero propietario de varias carnicerías en Melilla, recorrió el trayecto que va desde la Cañada de Hidum hasta la bocana de la playa de San Lorenzo, donde durante cuatro horas fue centro de atención de decenas de melillenses que siguieron atentamente todos los pasos hasta lograr neutralizar el animal y devolverlo a su lugar de origen.