Fracasa Sánchez Vara, "Rafaelillo" tampoco da la talla y Robleño sin toros

  • Madrid, 16 may (EFE).- Solamente Fernando Robleño, sin toros propicios, se salvó del fracaso hoy en Las Ventas, donde saltaron tres astados de triunfo, dos para Sánchez Vara, que "se los dejó ir", y uno para "Rafaelillo", que tampoco dio la talla.

Fracasa Sánchez Vara, "Rafaelillo" tampoco da la talla y Robleño sin toros

Fracasa Sánchez Vara, "Rafaelillo" tampoco da la talla y Robleño sin toros

Madrid, 16 may (EFE).- Solamente Fernando Robleño, sin toros propicios, se salvó del fracaso hoy en Las Ventas, donde saltaron tres astados de triunfo, dos para Sánchez Vara, que "se los dejó ir", y uno para "Rafaelillo", que tampoco dio la talla.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de José Escolar, bien presentados aunque con desigualdades, y de juego también variado. Corrida de tres y tres. Gran toro, el sexto; también "sirvieron" mucho primero y tercero; estos tres, aplaudidos. En el otro extremo -mansos y difíciles- segundo, cuarto y quinto, pitados en el arrastre.

Rafael Rubio "Rafaelillo": estocada corta que termina tragándose y cinco descabellos (aviso y división de opiniones al saludar); y estocada trasera y caída (silencio).

Fernando Robleño: estocada caída (silencio); y pinchazo y estocada baja (silencio).

Sánchez Vara: estocada y descabello (silencio); y estocada (silencio).

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio para recordar la muerte de José Gómez Ortega "Joselito" hace 89 años en Talavera de la Reina.

La plaza tuvo lleno de "no hay billetes" en tarde agradable.

----------------------------------------

¿EL AÑO QUE VIENE OTRA VEZ SÁNCHEZ VARA?

Otra corrida con toros muy aprovechables, y oportunidad perdida para dos de los tres toreros anunciados. A salvo, Fernando Robleño, el único al que sus toros no acompañaron lo más mínimo.

"Rafaelillo" pudo haber cortado la oreja al que abrió plaza, toro fácil por el pitón derecho, pero le faltó un tramo a la faena, y le faltó matarle como Dios manda.

Y lo de Sánchez Vara con el mejor lote es imperdonable. Hoy tenía que haberse encumbrado cortándole al menos una oreja al tercero y las dos al sexto. Así de claro. Pero es verdad eso que se suele decir de que "Dios es muy mal aficionado".

Ya no valen lamentos, al cabo de unas cuantas comparecencias en esta Feria de San Isidro, donde ha sorteado toros tan extraordinarios como uno de la ganadería portuguesa de Palha que hace dos años se llevó todos los premios. Entonces estuvo mal, pero no se le tuvo en cuenta para contratarle de nuevo en el ciclo del año pasado, donde volvió a pasar como una sombra. Y ahora ésta.

Sánchez Vara no ha sido capaz a pesar de su manifiesta voluntad. Quiso estar en muchas intervenciones. Pero una cosa es querer y otra poder. Como en la larga cambiada a su primero, lance que dejó precipitadamente a medias al no medir bien la distancia y el tiempo. Con la muleta, los cites exageradamente descruzado, quedaba un enorme arco entre el toro y la muleta.

Así y todo respondió el toro. Pero no fue capaz Sánchez Vara, a quien hay que anotarle, no obstante, tres pares de banderillas de poder a poder de mucha pureza. Las mejores banderillas de un matador esta feria. No duelen prendas.

Sin embargo, con el sexto no anduvo tan fácil y seguro con "los palos". Sólo en el tercer par llegó a reunirse bien con el toro. Aunque lo peor fue el desperdicio de faena que llevó a cabo.

El toro tomaba la muleta por abajo, "haciendo el avión", que suele decirse en la jerga, "abriéndose" lo suficiente para no agobiar al torero, y repitiendo las embestidas para dar emoción e interés. Dio Sánchez Vara pases limpios y seguidos, mas sin profundidad alguna. Se toreaba el toro sólo, y se fue "sin torear". Qué contrasentido.

¿Estará anunciado de nuevo Sánchez Vara en un próximo San Isidro? Da miedo pensar que José Tomás y Enrique Ponce, por ejemplo, no se pongan de acuerdo con la empresa para contratarse, y haya que echar mano de toreros como él, como ya es costumbre, para rellenar los huecos de un serial tan largo y con tan pocas garantías de resultar divertido.

Feria de San Isidro, ¿la primera del mundo?. ¡Amos, anda!, que diría un castizo.

Lo de "Rafaelillo" no ha sido tan claro, pero también tiene su miga. Y eso que en su primero -el toro bueno que tuvo- tragó y corrió la mano por el derecho con mucha suficiencia. Le faltó a pesar de todo un par de tandas más por ahí, y haberse puesto por el izquierdo. Para remate, el descabello, que utilizó hasta en cinco ocasiones. Con el cuarto tiene la disculpa de que el toro, paradísimo, no se empleó lo más mínimo.

A Robleño se le excusa por falta de toros. Le costaba un mundo a su primero seguir los engaños. Y el otro, siempre a la defensiva, no quiso pelea ni acorralándole.