Inspiración de Ponce y Cayetano, a hombros con Rivera, en la corrida celebrada en Brihuega

  • Brihuega (Guadalajara), 19 abr (EFE).- Los diestros Enrique Ponce, Francisco Rivera Ordóñez y Cayetano Rivera cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros de la tradicional Corrida de Primavera celebrada ayer tarde en la localidad alcarreña de Brihuega, en la que hay que destacar sendas faenas de altura a cargo de Ponce y Cayetano.

Inspiración de Ponce y Cayetano, a hombros con Rivera, en la corrida celebrada en Brihuega

Inspiración de Ponce y Cayetano, a hombros con Rivera, en la corrida celebrada en Brihuega

Brihuega (Guadalajara), 19 abr (EFE).- Los diestros Enrique Ponce, Francisco Rivera Ordóñez y Cayetano Rivera cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros de la tradicional Corrida de Primavera celebrada ayer tarde en la localidad alcarreña de Brihuega, en la que hay que destacar sendas faenas de altura a cargo de Ponce y Cayetano.

Se lidiaron toros de "La Palmosilla", el cuarto como sobrero, aceptablemente presentados, cómodos de pitones, nobles y manejables, aunque en el límite de las fuerzas. Los mejores, cuarto y sexto.

Enrique Ponce, silencio y dos orejas.

Francisco Rivera Ordóñez, una oreja y una oreja.

Cayetano Rivera, silencio y dos orejas.

La plaza tuvo lleno en los tendidos en tarde agradable.

-------------------------------------------

Enrique Ponce nada pudo hacer en el toro que abrió plaza, extremadamente flojo y al que trató de sujetar en los medios como pudo hasta que el animal acabó claudicando.

Lo grande vino en el cuarto. Ponce cuajó la faena más estética y compacta de la tarde ante un toro que anduvo también muy justo de fuerzas, y al que el torero de Chiva fue haciendo poco a poco, hasta que acabó 'rompiendo'. Ahí Ponce desplegó todo su repertorio de maestría, para instrumentar los muletazos más estéticos y elegantes de la función.

Cayetano realizó una faena de detalles aunque sin ajuste frente al que hizo tercero, un animal flojo al que exprimió todo el fondo que tenía aunque sin llegar a rematar. En su haber, una buena serie en redondo con la mano diestra. Perdió el trofeo por el mal uso de los aceros.

Con el que cerró plaza, Cayetano realizó una importante faena. Más ceñido con el toro y más entregado, toreó con temple y hondura por los dos pitones. Faena muy completa, oportunamente rematada con detalles por abajo de especial sabor. Aquí la espada si fue su aliada y le permitió cortar el doble trofeo.

Rivera Ordóñez, que sustituía al convaleciente Miguel Ángel Perera, cortó una oreja de su primero por una faena aseada y sin apreturas. Otro trofeo paseó del cuarto gracias a una labor bullanguera, cargada de "efectos especiales", con la que se metió al público en el bolsillo.