Jack White, el último romántico de la guitarra eléctrica


Jack White durante una actuación con The White Stripes. Foto: theogeo (Flickr).

Jack White durante una actuación con The White Stripes. Foto: theogeo (Flickr).

Dicen de él que es el mejor heredero de los auténticos blues man de la primera mitad del siglo XX, el que mejor ha externalizado las incendiarias lecciones del maestro Jimi Hendrix sobre una guitarra eléctrica, creador involuntario del último himno de un mundial de fútbol en estadios y discotecas, capaz de dar color a pesadas y ensayadas ceremonias de premios, nombrado décimo séptimo mejor guitarrista de todos los tiempos por la revista Rolling Stone. Desde una de las capitales mundiales de la música, Detroit, el único, pálido, melenudo e irrepetible Jack White.

O John Anthony Gillis (White era su apellido de casado con Meg White, la otra mitad de los White Stripes). La pareja que le robó a la Coca Cola el monopolio sobre el blanco y el rojo comenzó su andadura en los últimos años del pasado siglo. Desde entonces, han grabado juntos seis discos: ella a la batería con su particular estilo minimalista; él a la guitarra y entonando melodías con su, unas veces rabiosa y otras sosegada voz. De Stijl es su cénit creativo y Elephant su mayor logro comercial. A partir de ahí, la máquina de vending se desinfló.

The Raconteurs se convirtió en su nuevo entretenimiento a partir de 2005. En la banda compartía protagonismo con el también cantante y guitarrista Brendan Benson y secundaron la iniciativa los músicos Jack Lawrence y Patrick Keller de la banda The Greenhornes. Aquello fue la solución de continuidad de los White Stripes: guitarras sucias, esta vez a cuatro manos, voces a coro con Benson y arreglos con sabor añejo. Los flirteos White-Benson comenzaron con la composición del tema Steady, as She Goes, primer y mayor éxito de este dúo hasta la fecha.

Jack también ha participado en varios proyectos que tienen que ver con el cine. Para la última banda sonora del agente James Bond, Quantum of Solace, compartío cartel con Alicia Keys en la canción principal de la película, Another Way to Die. Además, en la película Cold Mountaininterpretó a Georgia, un músico de bluegrass.

Ahora, y desde su sorprendente posición de batería, anunció hace unas semanas que formará parte de una nueva banda: The Dead Weather. El cuarteto incluye también al guitarrista de los Queens of the Stone Age, Dean Fertita, la voz del dúo británico The Kills, Alison Mosshart y el bajista de los Raconteurs, Jack Lawrence. La impronta de Jack sigue deja huella también en este proyecto. La voz de Alison es una versión afeminada de la suya y el sonido crujiente, grunge y polvoriento del primer single, Hang you from the heavens, bebe claramente de las “rayas blancas”.

La presentación oficial del grupo en Nashville coincidió con el lanzamiento de la discográfica de Jack. Después del concierto, nuestro protagonista dijo que era la primera vez que le daba a la percusión sobre un escenario desde que era un mozo. Las crónicas cuentan que lo hizo bien. Esperaremos a su regreso a España, tras la exitosa actuación en Benicássim durante el último FIB, para ver qué tal se maneja con las baquetas y el bombo.