Oreja de ley para Padilla al único toro bueno de un atípico encierro de Miura

  • Sevilla, 3 may (EFE).- El diestro Juan José Padilla arrancó una oreja de ley al único toro bueno de un atípico encierro de Miura, soso y de poco contenido, con un solo toro con peligro, el cuarto, con el que "El Fundi" anduvo firme y muy capaz, hoy en Sevilla.

Oreja de ley para Padilla al único toro bueno de un atípico encierro de Miura

Oreja de ley para Padilla al único toro bueno de un atípico encierro de Miura

Sevilla, 3 may (EFE).- El diestro Juan José Padilla arrancó una oreja de ley al único toro bueno de un atípico encierro de Miura, soso y de poco contenido, con un solo toro con peligro, el cuarto, con el que "El Fundi" anduvo firme y muy capaz, hoy en Sevilla.

FICHA DEL FESTEJO.- Cinco toros de Miura, bien presentados y nobles, aunque faltos de raza y algunos también de fuerzas. El cuarto, el único que presentó dificultades. Los demás "se dejaron", pero con extrema sosería. La excepción fue el noble y colaborador quinto. El sexto fue un sobrero de "El Serrano", complicado.

José Pedro Prados "El Fundi": estocada que escupe y dos descabellos (ovación); y pinchazo, media y descabello (ovación tras un aviso).

Juan José Padilla: dos pinchazos y estocada (silencio); y estocada (una oreja).

Javier Valverde: estocada caída (silencio); y dos pinchazos y estocada (silencio).

La plaza rozó el lleno en tarde primaveral.

-----------------------------

PADILLA, REFUNDIDO EN ARTISTA

Casi nada tuvo importancia por culpa de los toros. Y es que los "miuras", aparte de fachada, no tuvieron contenido. Corrida tan noble, mejor dicho, tan insulsa, que no parecía del legendario hierro de Zahariche. La excepción fue el perverso cuarto, que si no es porque "El Fundi" le baja los humos, hubiera destacado todavía más por malo.

En el otro extremo, el buen quinto, un toro con tranco y de suaves embestidas. Padilla se recreó con él toreando con despaciosidad y gusto, como si el toro no fuera de Miura, y como si el mismo Padilla se hubiera refundido en torero de arte.

En este toro quinto cumplió el hombre un primer tercio muy brillante, a base de cuatro largas cambiadas de rodillas, y de pie estimables lances a la verónica. Fácil con las banderillas, como ya había estado en el toro anterior. La faena de muleta resultó muy conjuntada de principio a fin, con un toreo a media altura, cadencioso y perfectamente hilvanado.

Se gustó Padilla una barbaridad interpretando lo fundamental, entiéndase, tandas por ambos pitones, generosas en la cantidad y la calidad. No faltaron los adornos finales, a base de recortes, molinetes y otras "alegrías" a modo. La rúbrica con la espada fue perfecta. Y la oreja, de ley.

El anterior, toro flojo y manso, que llegó a echarse mientras muleteaba Padilla, fue acabándose poco a poco como la misma faena, sin ir a ninguna parte.

"Fundi" fue nombre también importante en la tarde por su entrega y mando. "Tragó" mucho en el grandullón y flojo primero, que terminaría recuperándose de fuerzas al tiempo que se volvía cada vez más incierto.

El cuarto, ya está dicho, no trajo al "Fundi" por la calle de la amargura por lo firme que estuvo. Toro de embestida descompuesta, volviéndose en un palmo y "amagando" para echarle mano al menor descuido.

Se impuso "El Fundi" en un trasteo muy trabajado con final a base de muletazos de castigo y un elocuente desplante, descarándose con el "miura" en señal de victoria.

A Valverde le pintaron bastos, con dos toros imposibles. Su primero embestía al paso y con la cara natural, sin decir nada. El aire de la faena lo marcó la sosería del toro. Y el sexto, que unas veces no terminaba de pasar y otras tomaba los engaños andando, frenándose a mitad de las suertes, tampoco fue toro propicio. Valverde quiso, pero sirvió de poco.