Pobre espectáculo por el deslucido juego del ganado

  • Valencia, 9 may (EFE).- Ni una sola vuelta al ruedo consiguió la terna en la primera corrida de la miniferia de la Virgen de los Desemparados, celebrada hoy en Valencia, un pobre espectáculo condicionado por el poco juego de los toros.

Pobre espectáculo por el deslucido juego del ganado

Pobre espectáculo por el deslucido juego del ganado

Valencia, 9 may (EFE).- Ni una sola vuelta al ruedo consiguió la terna en la primera corrida de la miniferia de la Virgen de los Desemparados, celebrada hoy en Valencia, un pobre espectáculo condicionado por el poco juego de los toros.

Se lidiaron cinco toros de Martelilla y uno,-el segundo-, de Mari Carmen Camacho, desiguales de presentación, nobles pero muy flojos. Los seis arrastres fueron pitados.

Sánchez Vara, ovación y ovación.

Iván Fandiño, silencio tras un aviso y ovación.

José Miguel Pérez "Joselillo", ovación y silencio.

Iván Fandiño pasó a la enfermería a la muerte del quinto toro, donde fue atendido de "contusión con hematomas en la rodilla derecha, de pronóstico leve".

La plaza tuvo media entrada en tarde nublada.

---------------------------------------------

Sánchez Vara estuvo voluntarioso en su primero, al que instrumentó muletazos sueltos de buen aire, y abrevió con el flojo cuarto.

Fandiño destacó con el capote y en el toreo al natural en su primer toro, y en el quinto apenas pudo lucirse al ser volteado de muy feas formas, aunque terminó su labor con arrojo y disposición.

"Joselillo" anduvo también muy dispuesto con el tercero de la tarde, toro soso y flojo, y con el que cerró plaza, más de lo mismo. Quiso mucho el torero frente a un astado blando y deslucido con el que no pudo resolver.