Zapatero entrega a Manuel Alexandre la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio

Zapatero entrega a Manuel Alexandre la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio

Zapatero entrega a Manuel Alexandre la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) El actor Manuel Alexandre recibió hoy de manos del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la Gran Cruz del Orden Civil de Alfonso X El Sabio, en reconocimiento a su larga trayectoria profesional. Zapatero quiso destacar la dignidad del oficio de cómico, "una estirpe de actores" entre los que Alexandre "es, para mí, el mejor". El intérprete se mostró muy emocionado, en un acto arropado por amigos y colegas como Alvaro de Luna o Juan Diego. "Pues no sé qué decir, después de oír las palmas, me conformo", dijo Alexandre tras recibir esta distinción en el Palacio de la Moncloa, ante los aplausos de un público en pie, en el que estaban personalidades del sector como Gerardo Herrero, Enrique González Macho, Marisa Paredes, Enrique Cornejo, José Luis Cuerda, Luis Olmos, Enrique Simón, el director general del ICAA, Fernando Lara, y los ministros de Cultura y Educación, César Antonio Molina y Mercedes Cabrera, respectivamente. Zapatero aprovechó el homenaje al veterano actor para reivindicar el cine español, una cinematografía que "conecta con el público y crea mitos". El presidente agradeció a Alexandre formar parte de la "estirpe de actores conocidos como cómicos, que han vivido las vidas que nosotros no nos hemos atrevido a vivir". El líder del Ejecutivo consideró que los profesionales del cine español son "un referente internacional" y se refirió a "vuestros herederos, cómicos de segunda generación" como Penélope Cruz y Javier Bardem, ambos reconocidos con sendos Oscar. "Es el gremio más comprometido con el presente", destacó sobre unos profesionales que han reivindicado "la dignidad" del oficio de cómico. Zapatero dijo que a Alexandre, Goya de Honor en 2003, el tiempo le ha convertido en "un maestro", y se refirió a otros de sus compañeros, como Fernando Fernán-Gómez, gran amigo de Alexandre, o a Luis García Berlanga. "Los tres han formado un trío genial", aseveró, destacando la "libertad y genio" de Fernán-Gómez; la "inteligencia e ironía" de Berlanga; y la "honestidad, simpatía y emoción en sus ojos" del homenajeado. MOMENTO DE ESPERANZA PARA EL CINE El presidente destacó que el cine español está arrastrando un periodo "complicado" si bien es un momento "esperanzador". Como mecanismos de este sector contra la crisis subrayó el "talento, el trabajo y la creatividad" de los creadores. "La confianza en el talento de los creadores es una de nuestras mejores bazas", aseguró, señalando que "debemos sentirnos orgullosos de nuestro cine" con personalidades como Alexandre, "que ha volcado su talento en esta industria". Alexandre, al que el presidente calificó de "artista excepcional, con su estilo socarrón y la emoción en los ojos", es, dijo, "más que un actor". "Ha sido un símbolo de la profesión", enfatizó Zapatero, recordando que el actor ha participado en casi 200 películas (entre otras, 'Cómicos', 'El bosque animado', 'La Regenta', 'Elsa y Fred' o 'Plácido'), además de ser un actor de teatro y televisión. Aprovechando la celebración mañana del Día del Teatro, Zapatero recordó que el"auge" de la escena "nos devuelve a un país comprometido con su momento". "El teatro contribuye a despertar a la sociedad", enfatizó, destacando que se corre el peligro de "enmudecer" si los creadores no cuentan nuestra historia. MUJERES Y PERCEBES Por último, Zapatero, que durante el acto compartió risas y confidencias con Alexandre, quiso dar las gracias a Alexandre, "a tus mujeres y a tus percebes" -en alusión a las dos cosas que el actor dijo que más le gustan en el mundo- y el acto concluyó con los aplausos de los presentes en el homenaje, de pie. Antes, se proyectó un vídeo en el que, bajo el título 'Un actor para un pueblo', se entremezclaron imágenes de las películas de Alexandre y entrevistas al actor y otros compañeros de profesión. "El cine me ha gustado mucho desde niño", recordaba el actor, nacido en el barrio madrileño de La Paloma, donde acudía desde muy pequeño al cine de la Encomienda. Luego aprendió la profesión de fontanero de su padre y tras la guerra llegaría su primer contacto con el teatro, "se me metió el veneno dentro", y con su gran amigo Fernán-Gómez, "una amistad que duró años" y gracias al que conoció las tertulias del Café Gijón. Pese a interpretar casi siempre papeles de secundario y en comedia, Alexandre siempre prefirió el drama. "Pero Carmen Seco -su maestra- me dijo que con mi figura tendría que hacer papales cómicos".