DIRECTO Deportivo de La Coruña - Real Madrid

La Academia sueca da por imposible contactar con Dylan para decirle que ganó el Nobel


  • "He llamado y enviado correos electrónicos al colaborador de Dylan más cercano, y obtuve respuestas muy amables, señala la secretaria de la Academia.

  • "Si Dylan no quiere venir, no vendrá. A pesar de ello será una gran fiesta. La distinción le pertenece", explican desde la Academia.

Las escuchas de Bob Dylan aumentan un 512% en Spotify tras ganar el Nobel de Literatura

Las escuchas de Bob Dylan aumentan un 512% en Spotify tras ganar el Nobel de Literatura MADRID | EDIZIONES/Portaltic

La Academia Sueca ha abandonado en su intento de ponerse en contacto conBob Dylan, galardonado con el premio Nobel de Literatura, tras varias tentativas fallidas, ha informado este lunes la secretaria de la institución, Sara Danius.

"Actualmente, no estamos haciendo nada. He llamado y enviado correos electrónicos a su colaborador más cercano, y obtuve respuestas muy amables. Por el momento, esto es todo", ha declarado Danius a la radio pública SR.

El cantautor estadounidense respondió con el silencio al premio que le fue otorgado el jueves pasado. Esa misma noche ofreció un concierto en Las Vegas y no hizo ningún comentario al respecto.

"No estoy para nada preocupada, tengo la impresión de que se manifestará", ha continuado Danius.

Cada año, el 10 de diciembre, los galardonados reciben el premio de las manos del rey de Suecia durante una ceremonia y dan un discurso. Por el momento, la Academia Sueca ignora si Bob Dylan tiene la intención de asistir.

"Si no quiere venir, no vendrá. A pesar de ello será una gran fiesta. La distinción le pertenece", ha explicado la secretaria.

Bob Dylan, de 75 años es uno de los cantautores y compositores más influyentes de la historia de la música moderna. Además del primer músico en obtener esta prestigiosa distinción.

Tampoco recogió el Premio Príncipe de Asturias y el Pulitzer

No es la primera vez que Dylan 'evade' los compromisos para recibir premios. En el año 2007 ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Pero decidió no acudir a la tradicional ceremonia de entrega del galardón en Oviedo: "Permítanme agradecer al Rey, al príncipe Felipe y a los españoles el haberme concedido el Premio Príncipe de Asturias. Soy consciente del enorme prestigio que este premio proporciona, así como también de la larga lista de ilustres galardonados. Es realmente un gran honor. Lamentablemente, no puedo estar ahí para recibir el premio en persona, pero espero regresar pronto a España para manifestar mi gratitud por este galardón", manifestó en aquella oportunidad.

Al genial poeta, compositor y cantante también le fue concedido un año más tarde un Premio Pulitzer honorífico por su 'profundo impacto en la música popular y en la cultura americana, caracterizado pro composiciones líricas de extraordinario valor poético'. Pero Dylan tampoco apareció por la universidad neoyorquina de Columbia, que concedía el galardón. El de Minnesota delegó en uno de sus hijos, el cineasta Jesse Dylan, esa tarea.

Aquel 29 de mayo de 2008, Robert Zimmerman, (así se llama en realidad Dylan), no se subió a ningún escenario académico, pero sí lo hizo un día antes y un día después, cuando, dentro de su tour por Europa, llevó su música por Dinamarca y Noruega.

Uno de los motivos de tan 'huidiza' actitud hacia las ceremonias de entrega de premios habría que rastrearla en las publicaciones del propio Dylan. En sus "Crónicas" (2004) narra la "peculiar" experiencia de una ceremonia a la que sí acudió en 1970, cuando le hicieron doctor "honoris causa" por la Universidad de Princeton.

Pese a que reconoció que le "sería útil" el reconocimiento, el "ponente" del acto encendió la "furia" de Dylan al referirse a él como la "auténtica expresión de la conciencia inquieta y militante de la América joven".

"Estaba tan enfurecido que me entraron ganas de pegarme un mordisco", rememora Dylan sobre su reacción ante aquellas palabras, que, dice, podrían haberse sustituido por "detalles sobre su música". Tal vez en ese episodio se encuentre del motivo de su postura tan singular hacia los premios.