¿Cómo forrarse con una 'rueda'? La SGAE ingresa más que en conciertos y descargas


Un miembro de la Policía registra la sede de la SGAE

Un miembro de la Policía registra la sede de la SGAE

La SGAE y varias cadenas de televisión recibieron la visita por sorpresa de varios agentes de Comisaría General de Policía Judicial a lo largo de este martes. Realizaron 16 registros y 20 requerimientos de documentación dentro de una operación contra el fraude en el cobro de derechos de autor de piezas musicales casi imperceptibles para los televidentes de las madrugadas, pero que han dado un rédito económico anual cercano a los 50 millones de euros.

¿Cómo? Las televisiones han creado durante años sus propias editoriales musicales. Registraban las canciones y las utilizaban en la madrugada para compensar parte de lo que pagaban a la SGAE, ya que el 50% de la recaudación regresaba a sus cuentas por derechos de autor. La rueda. Algo lícito hasta la fecha, pero poco ético. Una ‘trama’ que algún miembro de la SGAE ha intentado frenar en los últimos años sin mucho éxito y que, supuestamente, ha sobrepasado los límites de la legalidad en los últimos meses al registrar “falsos arreglos sobre obras musicales de dominio público, para posteriormente titularizarlas a nombre de testaferros y empresas editoriales”, según ha informado la Policía.

Según las investigaciones, varios socios de la SGAE formaban parte de la rueda y se beneficiaron durante años de ingresos de miles de euros al "contar con personas en el seno de las televisiones que, a modo de intermediarios, estarían favoreciendo las emisiones en las cadenas en las que trabajan, a cambio de la cesión de determinados porcentajes de derechos sobre las obras emitidas en unos casos, así como de una contraprestación económica por su labor", tal y como añade explica el comunicado policial.

Un negocio de 50 millones anuales 

Una de las primeras personas que intentó frenar las técnicas de la rueda fue Antón Reixa, presidente de la SGAE hasta 2013. Entonces denunció la rueda ante la Fiscalía y declaró en calidad de testigo ante la Sección de delitos contra la propiedad intelectual. Ya apuntó quiénes eran los principales responsables, pero cuatro años después recuerda que "muchos miembros" tenían "directa o indirectamente" intereses en la rueda dentro de la SGAE, así que era "muy difícil" que se hiciera algo en contra de ellos.

Anton Freixa explica que del dinero que se genera en la rueda, “la televisión de lleva el 50 %” de lo que se percibirá por derechos de autor, mientras que el otro 50% es para el productor”, que “le da un 20 % al compositor”. Los socios de la SGAE supuestamente implicados han registrado como "miles y miles" de obras como propias "y nadie pregunta". Ya en 2013, tras la denuncia de Freixa, se filtró que un productor de La Voz había registrado 11.000 obras en 5 años y que otros recaudaban el triple que Pablo Alborán gracias a la ‘música inaudible’ de las madrugadas televisivas.

El expresidente de la SGAE cifra el volumen económico que generaba la rueda en “millones de euros. Yo calculo que supone entre el 20 y el 25 % del total de la SGAE, con unos 50 millones al año", afirma. Las televisiones investigadas, entre otras, son TVE, Telemadrid, Euskal Irrati Telebista (EITB), Castilla-La Mancha Televisión (CMM), Radiotelevisión Canaria, Televisión de Aragón, TPA, del Principado de Asturias, y televisión autonómica Murcia 7RM.

La SGAE ingresó 247 millones en 2015 

Las cuentas del ejercicio 2015 presentadas por la Sociedad General de Autores y Editores reflejan que ingresaron un total de 246,88 millones de euros gracias a 727.000 nuevas obras musicales, audiovisuales y de artes escénicas. De esta cifra, un total de 237,9 millones de euros los repartieron entre sus socios.

Los 50 millones que se generaron mediante la rueda están enmarcados dentro de la división de los ingresos por radiodifusión y cable, que alcanzaron una cifra total de 102, 7 millones de euros, es decir, apenas el doble.

Por lo tanto, la SGAE ingresó más por la rueda que por otros productos como las obras dramáticas (10 millones); los soportes discográficos, de vídeo y sincronizaciones (7,9); los conciertos (19,9); las melodías para móviles, descargas legales de música, servicios de escuchas en formato streaming o radio en internet (6,07); y la copia privada (10,4). En cuanto a la comunicación pública (la realizada a través de conciertos en directo, cines o aparatos de imagen y sonido alojados en establecimientos) generó 61,3 millones de euros en 2015, la única división que supera a la rueda.

Las televisiones y la SGAE se desmarcan

Fuentes de varias televisiones nacionales como autonómicas aseguran a lainformacion.com que están colaborando con la Policía y que es una persona dentro de la cadena la que se encarga de los derechos de autor.

La SGAE emitió un comunicado en el que dejó claro que “la investigación no afecta como sociedad, sino a algunos de sus asociados entre los más de 120.000 que forman parte de ella, así como a un extrabajador".  Añaden que están "ofreciendo toda la información y colaboración" para ayudar en la investigación.