Aborto.- Cientos de personas se reúnen en Valencia para criticar que el Gobierno "no da más alternativas" que el aborto

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS) Centenares de personas se concentraron hoy en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia en un acto en defensa de la vida y en contra de la reforma de la Ley del Aborto que plantea el Gobierno central y que calificaron como una "atrocidad". Así, criticaron que el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero "no da a las mujeres más alternativas que el aborto". La protesta, convocada por distintas plataformas como 'Derecho a vivir' (DAV), 'Hazteoir.org', 'Médicos por la Vida', y Grupo Provida', contó con la presencia de unas 500 personas, según fuentes de la Policía Nacional, y más de 5.000, según la organización. Entre los asistentes se encontraban el conseller de Bienestar Social y vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, y la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Valencia y diputada nacional por el PP, Marta Torrado, entre otros. El delegado de Derecho a Vivir en Valencia, Antonio Bandín, en declaraciones a los medios de comunicación, se mostró satisfecho por la participación obtenida en el acto de hoy pese a la "precipitación" con la que se organizó y la falta de recursos de esta entidad en la ciudad, dijo. Asimismo, destacó que el principal objetivo "se ha cumplido" porque con esta protesta los convocantes pretendían "hacerse oír y, sobre todo, hacerse ver porque la sociedad valenciana está un poco dormida en este aspecto", aseguró. Bandín reclamó a los responsables del Gobierno central que "piensen dos veces las leyes que hacen", al tiempo que tildó la propuesta de la ley del aborto de "surrealista" y de "barbaridad". Se refirió también a uno de los puntos de la propuesta de la administración central que dice que las menores de edad de más de 16 años podrán abortar sin el consentimiento de sus padres, y criticó que esto supone "quitarle la autoridad a un padre y a una madre para que su hija pueda decidir sobre una operación quirúrgica que conlleva un riesgo". Por su parte, Juan Cotino, tras recalcar el "apoyo" del Consell "a la vida", anunció que en unos 12 días se celebrará una reunión de la Comisión Delegada de 'Más vida', que estará presidida por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y donde se concretarán las líneas del Gobierno valenciano en defensa de las mujeres embarazadas en riesgo de exclusión que decidan no abortar. Estas medidas tendrán en cuenta las "sugerencias que llegan desde distintas asociaciones y consellerias", apuntó el titular de Bienestar Social. De este modo, hizo hincapié en que el Consell trabaja para "dar todas las ayudas posibles a esas madres para que sepan que hay otra vida, que la solución nunca es abortar". Cotino enmarcó este apoyo en la celebración del 'Año de la Solidaridad', ya que "la solidaridad tiene que ser más importante con la personas que más lo necesita, y todos hemos estado en el vientre de nuestra madre", recalcó. En este sentido, el vicepresidente tercero del Gobierno valenciano insistió en que la Generalitat "ayuda a las personas que tienen dificultades para que las superen, tanto desde un punto de vista psicológico, humano, o económico. El acto también contó con la presencia de la concejala de Bienestar Social en el consistorio valenciano Marta Torrado, que felicitó a los organizadores por reunir a una gran cantidad de gente. La edil aseguró que es una "auténtica barbaridad que se permita abortar a una niña de 16 años", mientras que para otras actividades como "ir hacer una excursión, necesita la autorización de los padres". UN MINUTO DE SILENCIO A lo largo de la concentración los asistentes corearon consignas como 'Sí a la vida' y mostraron pancartas con lemas como 'Déjame nacer ZP, quiero llegar a presidente como tú'; 'No existe el derecho a matar, existe el derecho a vivir'; o 'Yo también fui embrión'. Después de leer el denominado 'Manifiesto de Madrid', apoyado por profesores de universidad, investigadores, académicos, e intelectuales, se guardó un minuto de silencio "por los no nacidos". El escrito que leyeron señala que "lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer, una Ley del aborto sin limitaciones fijaría a la mujer como la única responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo" y considera que "el aborto es una tragedia para la sociedad, porque una sociedad indiferente a la matanza de cerca de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma". Por ello, con este escrito se reivindica que "las conclusiones que el grupo socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, ha trasladado al Gobierno para que se ponga en marcha una ley de plazos, agravan la situación actual y desoyen a una sociedad que, lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude a la ley de los centros donde se practican los abortos".