Aborto.- Grupos de mujeres apuestan por un Estado laico y no confundir el ámbito religioso con el poder público

CÓRDOBA, 25 (EUROPA PRESS) Diversos colectivos de mujeres cordobesas subrayaron hoy la "necesidad urgente de evolucionar hacia un modelo laico de Estado, en el que no se confundirían el ámbito religioso con el ámbito de los poderes públicos". En rueda de prensa, la presidenta del colectivo de mujeres Marianne, Carmen Blanco, hizo esta afirmación ante el hecho de que las cofradías cordobesas, como muestra de su expreso rechazo a la prevista reforma de la Ley del Aborto, tengan pensado en principio defender, colocando lazos blancos en los palios o cruces de guía de los pasos de Semana Santa, "el derecho a la vida de toda persona --desde la concepción a su muerte natural-- como valor supremo". Para Blanco, con un Estado laico "estaría claro que las concesiones religiosas tendrían su sitio y el Estado de Derecho tendría el suyo y sobre todo diferenciaríamos entre lo que son las doctrinas y las leyes". Por otro lado, la presidenta de Ciudad Tamdem, Rosa Colmenarejo, subrayó que aman la vida y consideró que "Córdoba es una ciudad abierta, solidaria" y las mujeres están por la construcción de Córdoba como "una ciudad compleja y múltiple, en la que el espacio público es el lugar de encuentro", por lo que apuesta por una Córdoba "diversa e intercultural". Estas dos asociaciones, junto con el Forum de Política Feminista de Córdoba, cuya secretaria es Celia Arroyo, presentaron hoy el manifiesto 'Nuestros cuerpos-nuestras vidas', que surge de estos tres colectivos y es "fruto de su consenso y trabajo". Arroyo mostró su preocupación por "el número de interrupciones voluntarias del embarazo, que el 98 por ciento de éstas se produzcan en la sanidad privada, así como las persecuciones que ha habido a mujeres, clínicas y profesionales". Dijo que "la ley existe porque existe el aborto y no al contrario; y todo aborto es un embarazo no deseado y un trauma". Subrayó que "ninguna mujer lo practica por gusto o a la ligera, pero la procreación y la maternidad son algo demasiado importante como para dejarlo al albur de un descuido o una violación". Apuntó que quienes suscriben este manifiesto "no son abortistas, sino defensoras de la vida y de los derechos de las mujeres". Añadió que "abortismo no existe como ideología y esta noción es un invento del fundamentalismo religioso para darle entidad a su propia posición ideológica". Estos colectivos reclaman que "la mujer tenga derecho a decidir sobre su maternidad, sus cuerpos y sus vidas" y creen necesario la reforma de la actual Ley del Aborto. Exigen que "se respete el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y vidas, que el aborto se regule en una ley específica y deje de estar tipificado como delito regulado dentro del Código Penal, siempre y cuando no se realice contra la voluntad de la mujer o por imprudencia".