Aborto.- Unas 600 personas se concentran en Ciudad Real contra la ampliación de la ley y a favor de la vida

CIUDAD REAL, 29 (EUROPA PRESS) Unas 600 personas, según los organizadores, se concentraron hoy en la Plaza Mayor de la capital convocadas por la plataforma cívico-social "Ciudad Real por el Derecho a Vivir" en contra de la propuesta del Gobierno de ampliación de la Ley del Aborto y a favor de la vida. Entre los concentrados se encontraban parte del equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento, entre ellos, la propia alcaldesa, Rosa Romero, quien dijo que se sumaba a la concentración como ciudadana que está a favor del derecho a la vida. En su opinión, la reforma de la ley no es una demanda social, considerando que es una "barbaridad" que jóvenes de 16 años que no pueden votar o que tienen que pedir permisos a sus padres para colocarse un "piercing", puedan abortar sin su consentimiento. Según explicó a Europa Press una de las portavoces de la plataforma, Carmen Garrido, el acto se desarrolló con total normalidad y en él se intercalaron actuaciones musicales con intervenciones de profesionales de la sanidad, en las que se abordaron desde diferentes perspectivas las consecuencias del aborto. Al final del acto se procedió a leer el manifiesto elaborado con motivo de esta protesta ciudadana, que corrió a cargo del presidente de la asociación de discapacitados APAFES, Dionisio Guijarro. En el documento se critica que el Gobierno no plantee ninguna alternativa, ni ayudas ni apoyos que hagan reconsiderar a la mujer la decisión de abortar y se considera que la nueva ley es un retroceso para la sociedad. Desde la plataforma no se estima que se pueda entender que la ley de aborto es un índice de salud para la mujer, ya que provoca, en muchos casos, una patología específica que es el síndrome post-aborto. También se muestra el desacuerdo con el hecho de que la nueva ley pueda permitir que las jóvenes, con 16 años, puedan decidir abortar sin que necesiten el consentimiento de sus padres. Con ello, en opinión de la plataforma, se vulnera el derecho fundamental de los padres a ejercer como responsables y tutores de sus hijos en edades en los que, legalmente, son considerados menores de edad. En el texto se exige la protección del derecho a la vida en todo momento y circunstancia y el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario.