Bibiana Aído asegura que "hoy por hoy no abortaría" y apuesta por abrir un debate sobre la mayoría de edad

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha asegurado que si se quedara embarazada "probablemente seguiría adelante" y que "hoy por hoy no abortaría", mientras el proyecto de Ley del Aborto elaborado por su Departamento espera a ser debatido en el Congreso.

Según afirma en una entrevista publicada en el diario 'El Mundo' y recogida por Europa Press, tener hijos es un derecho de toda mujer y "decidir cuándo tenerlos también". En este sentido, defiende que "no es posible presentar una Ley más equilibrada" que la que pretende sacar adelante el Gobierno, puesto que "mantiene el equilibrio entre los derechos y la libertad de decisión de las mujeres y la protección de la vida prenatal".

"Es una Ley equiparada a la mayoría de los países del entorno europeo", prosigue para poner en valor el esfuerzo del Ejecutivo por situar a España a la altura de sus socios en la defensa de los derechos de las personas frente a aquellos que opinan que el proyecto de Ley es una cortina de humo en plena crisis económica. "Si fuera una cortina de humo habríamos salido ardiendo", añade.

Por otro lado, la ministra de Igualdad asegura que la nueva Ley pretende dar mayores garantías jurídicas a los profesionales que realizan los abortos y, al mismo tiempo, reducirá esta práctica más allá de los plazos previstos en el articulado. "No creo que ningún profesional se atreva, con esta Ley, a realizar un aborto fuera de los plazos establecidos, porque se juega su carrera y una pena de cárcel", enfatiza.

SIGUIENTE PASO, DEBATIR LA MAYORÍA DE EDAD.

Aído se refiere también a la polémica sobre la posibilidad de que una joven de 16 años, que no cumple con la edad legal para comprar alcohol o tabaco, pueda abortar sin el consentimiento paterno. Al respecto, defiende que "la mayoría de edad para decidir en el ámbito sanitario está en los 16 años", aunque reconoce la contradicción.

"Es cierto que hay mucha dispersión a la hora de establecer la edad penal, sanitaria, ejercer el derecho al voto, etc. Sin tener una posición previa, creo que podría abrirse un debate sosegado, sereno y consensuado sobre la mayoría de edad", puntualiza.

Finalmente, reitera que la Iglesia es competente a la hora de establecer "lo que es pecado y lo que no para los creyentes", pero en ningún caso para establecer lo que es delito. "Las leyes le corresponde aprobarlas al Parlamento y son de obligado cumplimiento para todos, católicos o no", sentencia