El aumento de abortos en mujeres inmigrantes respecto a las españolas responde a su precariedad laboral

SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)

El mayor incremento en el número de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) entre las mujeres inmigrantes que se encuentran en España, frente al aumento registrado en los últimos años entre las españolas, tiene una de sus principales razones de ser en su precariedad laboral, según se desprende de un estudio elaborado por el área de Medicina Preventiva de la Universidad Complutense de Madrid y los departamentos de Salud Pública de Alicante y Colombia.

Según esta investigación, a la que ha tenido acceso Europa Press, la incorporación de las mujeres inmigrantes a España se ha dado "por su vinculación al mercado de trabajo" en actividades económicas caracterizadas por "elevadas tasas de empleo temporal y sumergido", así como por "importantes cifras de desempleo estructural", lo que ha derivado "en condiciones de mayor vulnerabilidad que las mujeres autóctonas".

Además, sostiene que "es posible" que la "inseguridad económica, la precariedad laboral y la inestabilidad en el empleo pueden explicar la decisión de las inmigrantes para recurrir a las interrupciones voluntarias del embarazo con mayor frecuencia que las mujeres autóctonas".

En concreto, esta investigación analizó las tasas de aborto en España del año 1991 en ambos grupos de población, para compararlas posteriormente con los incrementos registrados en ambos grupos en el año 2005.

Para tal fin, este trabajo transversal analizó los datos del registro nacional de notificaciones de IVE del Ministerio de Sanidad, además de los registros propios de las comunidades de Cataluña, Madrid, Asturias y Comunidad Valenciana. Por su parte, los datos de edad, escolaridad y situación laboral se extrajeron del censo de población de 1991 y 2001 y la EPA del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, y tras cotejar todos estos datos, la citada investigación encontró que las tasas de aborto en mujeres autóctonas se incrementó de 5,8 por 1.000 en el año 1991 a 6,6 por 1.000 en 2005. Frente a este incremento más sostenido, en 2005 fue de 9,6 por 1.000 en el total de mujeres residentes en España, "lo que supone que el 75,8 por ciento del incremento en las tasas puede ser atribuido a las IVE en extranjeras".

Igualmente, reveló que en todos los grupos de edad la tasa de IVE en mujeres inmigrantes "duplica o triplican" las tasas observadas en mujeres autóctonas.