El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid tilda de "barbaridad" permitir abortar a niñas de 16 años

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid tilda de "barbaridad" permitir abortar a niñas de 16 años

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid tilda de "barbaridad" permitir abortar a niñas de 16 años

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, consideró hoy una "auténtica barbaridad" que el Gobierno central vaya a proponer una reforma de la Ley del Aborto que permita interrumpir el embarazo a chicas de 16 años sin el consentimiento de sus padres, por "las importantes repercusiones, físicas y psicológicas, que puede tener una decisión como esta".

"Una menor de 16 años no está preparada para afrontar sola un asunto tan serio que puede, incluso, llegar a comprometer su propia vida. Me parece que permitir que esto suceda sí que es un retroceso para la sociedad", señaló Canalda.

Según indica en un comunicado, ha solicitado en reiteradas ocasiones una reunión con la ministra de Igualdad para plantear el punto de vista de una institución especialmente dedicada a la defensa de los menores y que, por su conocimiento transversal de la realidad de éstos, "puede aportar una opinión cualificada sobre la madurez que se puede tener a esa edad o las repercusiones que un acto así provocaría para las menores".

"La ministra no ha querido conocer nuestra opinión como sí lo ha hecho, por ejemplo, con los representantes de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo o con otros colectivos contrarios al aborto. Como Defensor del Menor, lamento profundamente que esta Institución no haya sido escuchada en todo este proceso", destacó.

El Defensor considera que ninguna Ley puede cercenar la confianza que debe existir entre padres e hijos y mucho menos fomentar que una adolescente pueda tomar en solitario una decisión tan dura como interrumpir un embarazo. Además, considera que a los padres no se les puede negar el derecho a conocer una circunstancia tan relevante en la vida de su hija, de la que tienen la patria potestad hasta que cumplan 18 años.

"Qué pasaría si, después de practicársele un aborto sin conocimiento de los padres, una niña de 16 años tuviese una complicación grave para su salud; o si de pronto descubriera que había tomado una decisión equivocada influenciada quizás por el entorno. Yo, como padre, no dudaría ni un segundo en acudir a los tribunales", argumentó el Defensor del Menor.

Según Canalda, el aborto es uno de los grandes fracasos de la sociedad y no se pueden hacer juegos de palabras que conducen a errores importantes de concepto, tal como han hecho en estos días la propia ministra de Igualdad, el secretario general de los socialistas, José Blanco o, ayer mismo, el ministro de Justicia.

"No es en absoluto equiparable mantener relaciones sexuales con abortar; esto último es la terrible consecuencia de lo primero. Lo que tenemos que hacer es prevenir y educar a nuestros hijos en una sexualidad responsable y en un profundo conocimiento de los métodos anticonceptivos; aún así, si finalmente se produce un embarazo no deseado, habrá que tomar decisiones conociendo todas las alternativas posibles y siempre con el apoyo y ayuda de los padres", concluyó el Defensor del Menor.