El obispo auxiliar de Bilbao pide "proteger jurídicamente al no nacido" y reformas para ayudar a las madres

Reclama "un acuerdo en los temas" de la educación para la ciudadanía para que "todos nos veamos reconocidos"

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

El obispo auxiliar de Bilbao, monseñor Mario Iceta, manifestó hoy que "se puede hacer mucho" en la reforma de la Ley del Aborto para analizar "de qué modo podemos acoger esas vidas" y apeló, en este sentido, a introducir "reformas" para ayudar, tanto a las madres como a los hijos. En esta línea, apostó por "proteger jurídicamente al no nacido" y favorecer las casas de acogida y la adopción, entre otras medidas.

Iceta pronunció una conferencia en el Forum Europa-Tribuna Euskadi sobre 'Acoger la vida', en la que defendió "la originalidad de la vida humana personal y esa dignidad debe ser tutelada en todos los estadios del recorrido de la vida, desde la fecundación hasta la muerte natural". En este sentido, destacó que "también el embrión tiene carácter personal" y, por tanto, debe ser "respetado".

El obispo auxiliar de Bilbao señaló que "el hijo es siempre un don inmerecido" y no "un derecho", ni puede tener "un carácter utilitarista". En esta línea, consideró que, cuando existen "dificultades para que pueda ser acogido", la salida "digna" no es "la eliminación de ese ser", sino "procurar que pueda ser acogido" sobre todo, "en un primer mundo como el nuestro" con recursos "de todo tipo".

En este marco, propuso diversas "pautas", entre ellas, la prevención y una "verdadera" educación que no sea "simple instrucción", sino que suponga "adquirir hábitos operativos" que generen "personas buenas".

Asimismo, abogó por acoger y "proteger" la maternidad, favoreciendo las casas de acogida y la adopción, así como "acoger, ayudar y orientar a la mujer gestante", analizando sus "dificultades".

También destacó la necesidad de proteger jurídicamente al "no nacido", un campo en el que "la legislación puede avanzar más", así como a la madre. Además, apostó por "ayudar y acompañar" a las madres que han abortado, ya que, según recordó, el 80 por ciento de ellas sufre depresión y la incidencia del suicidio es seis veces mayor en este colectivo.

"Debemos propocionar y tutelar la vida", reivindicó Mario Iceta, que insistió en que la defensa de la vida "no es prerrogativa de los cristianos" exclusivamente.

En esta línea, preguntado sobre la próxima reforma de la Ley del Aborto, consideró que "se puede hacer mucho" para ver "de qué modo podemos acoger esas vidas", y propuso ver "cómo se puede hacer por Ley" la ayuda que habitualmente se presta "por la buena voluntad de las personas que se implican".

De esta forma, emplazó a reflexionar sobre, "así como existen ayudas necesarias en tantos ámbitos, aquí cómo se puede ayudar" tanto a la madre como al hijo. "Ahí estña la creatividad de legisladores, fundaciones y políticos. Vamos a pensar qué reformas podemos introducir para acoger a estas personas", apeló.

CRISIS DE VALORES

Por otro lado, el obispo auxiliar de Bilbao se refirió a la actual situación de crisis económica, que consideró tiene su "fundamento" en una crisis de valores, ya que "se han olvidado los grandes principios de la antropología y de la ética que sustentan el modo en que podemos construir un sistema económico acorde a la dignidad humana y las necesidades de la sociedad".

"Estamos entrando en buscar soluciones económicas, financieras, volviendo a olvidar una reflexión profunda sobre cuáles han sido esas crisis de valores", advirtió Iceta, que instó a "repensar los fundamentos éticos".

ETICA COMUN

Tras alertar de "la falta urgente de humanistas y pensadores", se refirió a la polémica suscitada sobre la asignatura de educación para la ciudadanía y expresó su deseo de que "ojalá tuviéramos una ética común".

"Impartamos los conocimientos en los que hemos llegado a un consenso, y se puede hacer. Podemos hacer un cuerpo de conocimientos, tanto antropológicos como éticos, que pueden ser los contenidos de esa asignatura. No nos oponemos a eso, ojalá lo tengamos", pidió.

De este modo, subrayó que "es muy importante" para los jóvenes contar con "esa formación ética", pero reclamó que, "para llevar adelante ese currículo, nos pongamos de acuerdo en los temas, de manera que todos nos veamos reconocidos en ese temario".