Entre el "fraude de ley" y la justificación de los 16 años para abortar

  • Salamanca, 2 abr (EFE).- La cuestión del aborto ha sido el momento cumbre del Congreso de Derecho Penal, con la exposición de opiniones dispares que, por un lado, justificaban la ampliación de la Ley, como una de las expertas que han formado parte de la comisión que ha asesorado al Ministerio de Igualdad, y, por otro, la criticaban con dureza, como el presidente del Foro Español de la Familia.

Salamanca, 2 abr (EFE).- La cuestión del aborto ha sido el momento cumbre del Congreso de Derecho Penal, con la exposición de opiniones dispares que, por un lado, justificaban la ampliación de la Ley, como una de las expertas que han formado parte de la comisión que ha asesorado al Ministerio de Igualdad, y, por otro, la criticaban con dureza, como el presidente del Foro Español de la Familia.

El presidente de este Foro, Benigno Blanco, ha dicho que la actual norma es "un fraude de ley", porque según su opinión "se está incumpliendo sistemáticamente la ley del aborto".

El presidente del Foro de la Familia ha insistido en que en todo momento se da una "desprotección del niño y de la mujer", ya que el feto "es un ser humano" y la mujer que aborta "sufre una total desprotección sociológica, económica y laboralmente".

Blanco ha dicho que en todo aborto se produce "un peligro en la salud psíquica de la mujer" y ha criticado que los abortos se realicen "en clínicas privadas".

El debate estaba servido, aunque el presidente del Foro de la Familia tuvo que ausentarse y dejó el salón de actos de la Hospedería Fonseca, donde se celebra el Congreso de Derecho Penal, sin la opinión divergente.

Frente a Blanco estaba la catedrática de Derecho Penal de la Universidad de Málaga y miembro de la comisión de expertos que asesora al Ministerio de Igualdad en la reforma de la Ley, Patricia Laurenzo.

Antes de que Benigno Blanco se fuera, esta profesora dejó claro cuál era su visión: "Antes de que en 1985 se aprobara el aborto, ya se abortaba y la mujer se moría y estas operaciones se realizan en las clínicas privadas porque en las públicas hay una objeción masiva a realizarlas".

Pero Laurenzo dejó para el final de su exposición sus razones para apoyar que una chica de 16 años pueda abortar.

"El comité de expertos ha decidido hacer lo que dice la legislación española sobre el consentimiento de una intervención médica", ha asegurado.

Ha argumentado que, si para una operación sencilla, "una chica puede operarse, sin necesidad de un consentimiento paterno, a los 16 años ¿por qué no puede abortar?".

Patricia Laurenzo ha justificado su defensa de la necesidad de reformar la Ley asegurando que la actual legislación en materia de aborto "se ha quedado obsoleta", por lo que ha insistido en que se modifique "para que la mujer decida de una forma responsable".

La parte más técnica en la mesa redonda del Congreso de Derecho Penal la aportó Margarita Delgado, una investigadora del CSIC, que ha defendido la teoría de la educación como forma de evitar embarazos no deseados y teniendo claro que un "aborto no sustituye los métodos anticonceptivos".

Esta investigadora ha asegurado que los abortos de chicas entre los 15 y los 19 años se habían multiplicado por cuatro entre 1990 y 2007, mientras que los abortos en general se multiplicaron por tres en este mismo periodo.

Margarita Delgado ha expuesto, además, que en el año 1996 el 12,3 por ciento de los embarazos acababa en aborto, mientras que en el año 2006 se incrementó el porcentaje hasta el 17,38 por ciento.

También ha señalado que en el año 1990, el 18,1 por ciento de las mujeres recurría a un segundo aborto, como mínimo, mientras que en 2007 este porcentaje se había incrementado hasta el 32,4 por ciento.

En todo momento, Margarita Delgado ha defendido su visión del problema: "Hace falta más educación sexual", algo a lo que también se refirió Patricia Laurenzo, al asegurar que es "mentira que en España haya educación sexual instaurada en los colegios".

Por Justino Sanchón