Francisco Vázquez destaca que es tema "de conciencia y no de derecha o izquierda" y censura la campaña del lazo

ZARAGOZA, 3 (EUROPA PRESS)

El embajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez, incidió hoy en que el asunto del aborto "es un tema de conciencia y no de derechas o de izquierdas" y censuró la campaña del lazo blanco propuesta por las cofradías como rechazo a la reforma de la Ley, durante la Semana Santa.

En declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, Vázquez recordó que es una persona "socialista y católica" por lo que su posición ante el aborto "está clara". "No es una cuestión de izquierdas o de derechas sino de conciencia y en el caso de los católicos el respeto a la vida es una cuestión fundamental de nuestra fe, siempre he votado en contra y ahí se ve la libertad de mi partido", apuntó.

No obstante, Vázquez, que se encuentra de visita en la capital aragonesa para ser pregonero de la Semana Santa, consideró "fundamental" que se eviten los "radicalismos" de uno u otro bando porque, a su juicio, lo que pretende el Gobierno español es "renovar la ley actual que está un poco desfasada y donde alegar peligro para la salud psicológica de la madre se ha convertido en un auténtico coladero".

Así explicó que el Gobierno quiere evitar "abortos de embarazos de siete meses, como sucedió en Barcelona". "Nadie quiere que ninguna mujer vaya a la cárcel por haber tenido que tomar una decisión dramática, yo no quiero que se las traté como delincuentes, no se trata de eso", añadió.

En este sentido mostró su oposición a la campaña del lazo blanco promovida por algunas cofradías para mostrar su rechazo a la reforma de la ley del aborto, con motivo de la Semana Santa, porque "la calle no es el mejor escenario para debatir asuntos de esta transcendencia".

"Cada uno es libre de hacer lo que quiera pero no lo comparto mucho porque las cofradías son la expresión de la fe y la mayoría de ellas no quieren mezclar los dos asuntos", apuntó.

Por último insistió en la necesidad de "respetar" la conciencia de cada persona y aconsejó que se aplique el principio "del mal menor". "Por ejemplo la objeción de conciencia no sólo afecta al personal, también a la institución sanitaria para que en sus instalaciones no se lleven a cabo abortos, y eso hay que respetarlo", concluyó.