IU defiende la gratuidad de los procesos completos de cambio de sexo y su inclusión en la sanidad pública

Propone la homogeneización de la legislación europea sobre interrupción de embarazos, basada en la libre elección de las mujeres

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Izquierda Unida propuso hoy la gratuidad de los procesos completos de cambio de sexo y su inclusión en la sanidad pública de todos los países de la Unión Europea (UE) y el derecho de los y las transexuales a modificar su nombre y género en los registros civiles y en los documentos de identidad de su país. Así se recoge en el borrador de trabajo que la coalición está usando de base para confeccionar su programa electoral para las elecciones europeas de junio y al que tuvo acceso Europa Press.

Entre centenares de propuestas e iniciativas para "construir la Europa social", la coalición defiende también la puesta en marcha de iniciativas hacia los trabajadores y trabajadoras sexuales, como programas de reducción de riesgo sanitario y de reinserción social y laboral, "y todas aquellas medidas que permitan la superación de las situaciones de exclusión social".

Asimismo, apuesta por que todos los Estados miembros aprueben leyes de uniones de hecho que regulen las relaciones afectivo-sexuales distintas del matrimonio en igualdad de derechos, y reclama el reconocimiento del derecho de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio dentro de la UE.

Todas estas medidas se fundamentan en que IU, en general, aboga por un cambio del actual modelo de relaciones afectivas y sexuales entre las personas, basado en la familia tradicional con "exclusión de aquellas opciones sexuales distintas a la heterosexualidad en un plano de auténtica igualdad".

La coalición también tiene una serie de demandas feministas, como leyes de igualdad "real" y leyes contra la violencia de género que analicen la "estructura patriarcal de la sociedad y aporten soluciones". Además, propone la homogeneización de la legislación europea sobre el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, basada en la libre elección de las mujeres y "garantizando los derechos sexuales y reproductivos".

EDUCACIÓN Y UNIVERSIDADES

En esta línea, el borrador defiende una educación pública europea de calidad, gratuita, laica, plural y democrática, y que se fije una inversión mínima del PIB en todos los sistemas educativos europeos y la constitución de un fondo de cohesión educativo que corrija los "desequilibrios y desigualdades territoriales".

Sobre universidades, considera que hay que "revertir" los procesos de privatización, "insolidaridad y subordinación" de la Universidad al mercado "amparados en el Proceso de Bolonia" y el principio de competitividad "propugnado en el mismo, rechazando también la apropiación privativa de la investigación financiada con fondos públicos".

Por eso IU defiende una transformación "profunda" de la universidad para que sea entendida como servicio público, con financiación pública "suficiente" -hasta alcanzar el 2 por ciento del PIB-, rechazando toda "pretensión de mercantilizar la educación superior" y paralizando las reformas de los planes de estudio hasta que haya una "verdadera discusión pública".

IU propone además aumentar la inversión en conocimiento, reforzando los campos de investigación, innovación, educación y formación, adoptando un planteamiento integrado bajo el 'espacio europeo del conocimiento'. Así, pide el apoyo a las redes y centros de excelencia europeos, democratización de la gestión de los programas de I+D y políticas integradas de participación en proyectos europeos y nacionales.

Para concretar estas apuestas, IU propone elaborar un programa europeo común en políticas educativas y de I+D+i, que defienda una educación pública, plural, laica y de calidad. Se trataría de un sistema científico-técnico que sustente un desarrollo económico y social ecológicamente sostenible.

BIENESTAR SOCIAL

En lo que tiene que ver con la sanidad, IU subraya que la crisis económica ataca a la salud de la población europea, por ejemplo con la reaparición de enfermedades que habían disminuido, como la tuberculosis, y por eso pide la creación de fondos especiales de la UE para hacer frente a las consecuencias sanitarias que la crisis está teniendo en todos los colectivos, con especial dedicación a jóvenes, mujeres e inmigrantes.

Para la coalición, la construcción de la Europa social requiere impulsar un proceso de equiparación creciente de las condiciones mínimas de calidad de vida de los ciudadanos europeos, "aún hoy muy distantes". "No es defendible que la unidad económica no comporte esa equidad social, si pretendemos, como IU sostiene, construir la Europa de los ciudadanos frente a la de los mercaderes", plantea el documento, que resalta la importancia de la atención social a las personas dependientes y del apoyo a las personas con discapacidad.

IU apuesta también por una nueva regulación de un Salario Social Básico de características equivalentes para todos los países de la Unión y que también contribuiría a "generalizar en un Estado como el español este tipo de coberturas", en este caso por todas las CCAA, "para afrontar los signos más punzantes de la crisis, de cara a las familias y personas en grave situación económica".