La Asamblea Antimilitarista de Madrid celebra los 20 años de la Objeción de Conciencia el viernes con una mesa redonda

MADRID, 16 (EUROPA PRESS) La Asamblea Antimilitarista de Madrid y el Movimiento de Objeción de Conciencia (AA.MOC Madrid) celebrarán este viernes el 20º aniversario de la objeción de conciencia con una mesa redonda, una muestra de vídeo y la exposición de 'Reliquias Antimilitaristas' en La Casa del Barrio de Carabanchel. Según informó hoy la asociación Rompamos el Silencio mediante un comunicado, estas instituciones celebrarán también una fiesta en memoria de este movimiento de protesta a partir de las 19.00 horas en la asociación cultural, situada en el número 64 de la avenida de Carabanchel Alto. Así, recordaron que 57 jóvenes pusieron en marcha la Campaña de Insumisión organizada por el Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) el 20 de febrero de 1989, cuando "se declararon insumisos ante diferentes gobiernos militares del Estado español". "Se negaban a hacer la mili y la prestación social sustitutoria (PSS) de 18 meses como alternativa al servicio militar obligatorio, y once fueron detenidos e ingresados en diferentes prisiones militares", subrayaron. Según ellos, ése fue el germen de "la más exitosa campaña de desobediencia civil de España y Europa", ya que en los siguientes doce años, "50.000 jóvenes se declararon insumisos y 1.670 terminaron en la cárcel". "La fortaleza de esta estrategia se basó en el desarrollo de un colchón social potente: por cada insumiso, cuatro personas de diversa condición social --abogados, obreros, periodistas, profesores-- se autoinculpaban de cometer el mismo delito, por lo que cada desobediente generaba la movilización de un grupo de apoyo y su entorno, boicot al que se unieron movimientos sociales, sindicatos, partidos políticos y ONGs". "En el año 2002, el Gobierno se vio forzado a reformar el Código Penal y el Código Penal Militar para eliminar los delitos relacionados con la insumisión, y se produjo una amnistía para cerca de 4.000 insumisos procesados y unos 20 insumisos en los cuarteles", continuaron. Hoy en día, el movimiento antimilitarista "sigue trabajando para profundizar en la desmilitarización de la sociedad", según la AA. MOC y la Asamblea Antimilitarista, que mencionaron diferentes frentes de acción como las movilizaciones en contra de las guerras, la desobediencia al gasto militar, el desmantelamiento de las instalaciones militares y su reconversión a uso civil, la denuncia del comercio de armas o las nuevas movilizaciones contra la OTAN. "Y todo ello en un nuevo contexto social, político y económico, que es el de la existencia de unas Fuerzas Armadas 'profesionales' que intentan ser vendidas y legitimadas como una opción laboral más, como una ONG vestida de caqui. Acabar con la mili fue divertido, abolir los ejércitos será un fiestón", concluye el comunicado.