Monseñor Braulio Rodríguez dice que la reforma es el resultado del "fracaso en política de educación sexual"

VALLADOLID, 23 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez, en su carta pastoral de la semana, señaló que la reforma de la Ley del Aborto es un "grave retroceso" para la cultura de la humanidad además de ser el resultado del "fracaso en política de educación sexual, que es nula". "Llevan cerca de veinte años intentando por todos los medios eliminar los embarazos no deseados. ¿Lo han conseguido? Rotundamente no", añadió.

Por ello, aseveró que el aborto libre es la alternativa a "reconocer que la educación sexual" pasa por "alto algo tan elemental como educar voluntad y cabeza, aprender a encauzar la pulsión sexual, enseñar a amar con todo el ser y comprender que la sexualidad humana es diferente de la sexualidad de otros animales".

Así, recordó que el Gobierno ha dado a conocer un proyecto de ley "que reconoce el aborto con un derecho de la mujer" y, a juicio del arzobispo, lo presenta "como garantía última para el ejercicio del derecho al libre uso de la sexualidad-genitalidad sin consecuencias".

De este modo, Braulio Rodríguez añadió que la nueva ley plantea que el aborto "es el último anticonceptivo y abortar es una acción más, sin mayores connotaciones morales". Por ello, señaló que someterse a un aborto "no tiene por qué distinguirse" de otra terapia que él utiliza como "por ejemplo" acercarse al traumatólogo para que le "cure un esguince".

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Por otro lado, aseguró que el final del evangelio de san Marcos, que leerá este año el Domingo de la Ascensión del Señor, trae, por un lado, el mandato de Jesús quien pidió a sus discípulos que fueran por el mundo y predicaran el evangelio y, por otro, la constatación de que éstos "salieron y predicaron por todas partes" el mensaje de Jesús.

En este sentido, Rodríguez añadió que comunicar "es fundamental para la comunidad eclesial" a través de "todo lo que tenga a su alcance para llevar a cabo este mandato del Señor", incluidas las nuevas tecnologías. Sin embargo, se preguntó si todo vale en la comunicación a lo que contestó que "para el comunicador cristiano y cuantos quieran ser honestos, sin duda que no".

De este modo, señaló que las nuevas tecnologías digitales "están provocando" transformaciones en los modelos de educación y en las relaciones humanas, "sobre todo entre los jóvenes que se sienten muy a gusto en ese mundo digital". "En sí este fenómeno es bueno", añadió.

Sin embargo, recurrió a unas palabras del Papa Benedicto XVI en las que recordó que "el nuevo espacio digital, llamado ciberespacio, permite encontrarse y conocer los valores y tradiciones de otros. Sin embargo, para que esos encuentros den fruto, se requieren formas honestas y correctas de expresión, además de una escucha atenta y respetuosa".

De este modo, Rodríguez aseveró que quiere ver en estas palabras de Benedicto XVI "una preocupación concreta" en torno a la información que debe ser "veraz" y a los medios de difusión que deben ser "utilizados para informar con verdad, no para distorsionar las cosas y difundir imprecisiones y nociones falsas, que hacen daño".