Netanyahu apela a un "bloque de derechas" y comenzará hoy los contactos para tratar de formar gobierno

JERUSALÉN, 11 (EUROPA PRESS) El líder del partido israelí Likud, Benjamin Netanyahu, no recogió la mano tendida por su homóloga del Kadima, Tzipi Livni, y no hizo ninguna mención durante su primer discurso tras el fin de la jornada electoral a un posible gobierno de unidad nacional. En cambio, apeló a un "bloque de derechas" y confirmó el comienzo de los contactos entre formaciones para tratar de convertirse en primer ministro. Livni pidió a Netanyahu que reconociese su derrota en las urnas, ya que el Kadima aventajó en un diputado --28 a 27-- al Likud. Sin embargo, su triunfo no le asegura encabezar el nuevo Ejecutivo y, en vista de los resultados globales y el auge del ultraderechista Yisrael Beiteinu (YB), la derecha parte 'a priori' con ventaja. El YB ha logrado 15 escaños, frente a los 13 obtenidos por los laboristas, aliado del Kadima en el actual Gobierno. "He hablado con los líderes de los partidos y hemos acordado comenzar mañana (hoy) las negociaciones para formar un nuevo Gobierno", dijo el ex primer ministro, que se postula para repetir en el cargo. En este sentido, subrayó que la "única conclusión" que se puede extraer de la cita electoral de ayer es que "el bloque nacionalista", con el Likud al frente, "ha obtenido una clara victoria". Netanyahu aludió a la "realidad" y recordó a Livni que las formaciones de derechas podrían lograr la mayoría absoluta en el Parlamento, compuesto por 120 diputados.