Portavoz de Justicia del PSOE cree que el conocimiento paterno debería ser normal pero no puede regularse

Diputados del PSOE niegan división, aunque admiten que pueda haber opiniones distintas sobre el aborto en menores de 18 años

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El portavoz del PSOE en la Comisión de Justicia del Congreso, Julio Villarrubia, considera que el "sentido común" dice que los padres deben saber si una hija suya de 16 años va a interrumpir un embarazo no deseado, pero subrayó que la nueva legislación sobre el aborto no puede regular el "conocimiento", sino sólo el "consentimiento" paterno.

"No se puede legislar el conocimiento, pero sí el consentimiento --comentó--. Es de sentido común que, en cualquier relación familiar normal, ese conocimiento y la opinión de los progenitores va a existir, pero la última decisión con todas las cautelas la va a tomar la mujer".

En declaraciones en la Cámara Baja, Villarrubia señaló que, "más allá" de lo que él pueda opinar, la propuesta de que las adolescentes de 16 años puedan abortar sin necesidad de autorización de sus padres "es una buena decisión" que, desde su punto de vista, ha dado "pie a mucha manipulación".

UN TEMA TRATADO "DE MALA FE"

A su juicio, la polémica generada por este tema podría haberse evitado si el asunto no se hubiese "tratado con mala fe". En este contexto, recordó que la iniciativa del Gobierno contempla que las jóvenes entre 16 y 18 años puedan interrumpir su embarazo con "tremendas cautelas y garantías", pero no las que tengan menos de 16.

En cualquier caso, Villarrubia admitió que cualquier proyecto de ley "es susceptible de ser mejorado" durante su tramitación parlamentaria, pero mostró su confianza en que el texto que elabore el Gobierno no sufrirá cambios en sus "aspectos sustanciales" y destacó que llegará al Congreso "bastante madurado", puesto que para su redacción se ha escuchado a todos los sectores implicados.

Villarrubia aseguró que no se plantea "ni como hipótesis" que este asunto genere discrepancias en el seno del Grupo Socialista, aunque admitió que "puede haber algún posible matiz en algún aspecto no fundamental y que es opinable". "¿Cómo no va a ser opinable un tema de esta envergadura?", se preguntó.

OPINIONES SÍ, DIVISIÓN, NO

También el presidente de la Comisión de Educación del Congreso, José Andrés Torres Mora, jefe de gabinete de Rodríguez Zapatero cuando estaba en la oposición, negó que este asunto genere una división en el Grupo Socialista, aunque pueda haber posiciones particulares de algunas personas.

A su juicio, el proyecto que envíe el Gobierno al Parlamento será "un proyecto bien meditado y bien ajustado" y el Grupo Socialista lo respaldará, con independencia de que las tramitaciones parlamentarias suelen mejorar los proyectos.

El portavoz socialista de Presupuestos, Francisco Fernández Marugán, cree posible que esas opiniones provoquen un "debate interno" en el PSOE, pero no le parece mal.

"Esta es una sociedad muy viva y tenemos que tener los sensores bien predispuestos --comentó--. Que haya diferentes puntos de vista es algo que venimos reclamando en muchísimas cuestiones y me parece bien que haya personas que opinen de una manera y otras de otra. Esas cosas no me crean ningún tipo de problema".