Más de 38.000 castellanoleoneses se beneficiaron de la prevención y asistencia del Plan Regional sobre Drogas


VALLADOLID|
Más de 38.000 castellanoleoneses se beneficiaron de la prevención y asistencia del Plan Regional sobre Drogas

Más de 38.000 castellanoleoneses se beneficiaron de la prevención y asistencia del Plan Regional sobre Drogas VALLADOLID | EUROPA PRESS

La red de intervención de intervención drogodependencias de Castilla y León ha beneficiado a 28.600 castellanoleoneses, que en 2016 accedieron a los distintos programas de prevención y de disminución de los riesgos y ha permitido que los programas de asistencia e integración social atendieran a 9.400 drogodependientes, tanto en el ámbito social como en el laboral.

El objetivo de estas actuaciones es "evitar" los daños físicos, psicológicos y sociales de las drogodependencias, por lo que, desde la Junta de Castilla y León y otras entidades, se refuerzan las intervenciones preventivas y asistenciales especializadas, con énfasis en el alcohol, tabaco y cannabis y en la disminución de los riesgos en el ámbito social y laboral, según ha informado la Junta en un comunicado remitido a Europa Press.

Con el fin de continuar con este conjunto de programas en 2017, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destinado más de 7,1 millones de euros, con el objetivo de potenciar las actuaciones de prevención y de asistencia a drogodependientes que se desarrollan en colaboración con más de 60 entidades públicas y privadas de Castilla y León.

CENTROS, SERVICIOS Y PROGRAMAS ASISTENCIALES ESPECIALIZADOS

Por un lado, la Junta financia centros, servicios y programas asistenciales especializados, que gestionan más de una treintena de entidades sociales públicas y privadas, entre los que se encuentran 13 centros específicos de primer nivel para todo tipo de drogodependientes; 17 asociaciones de alcohólicos rehabilitados; once centros de asistencia ambulatoria a drogodependientes; siete centros de día, de los cuales uno es específico para pacientes alcohólicos; ocho comunidades terapéuticas y dos centros residenciales de rehabilitación de alcohólicos.

A través de estos recursos, se ha atendido en 2016 a 2.231 drogodependientes en centros específicos de primer nivel; a 4.022 en centros de asistencia ambulatoria a drogodependientes; 1.002 en centros de día; 491 en comunidad terapéutica; 1.488 alcohólicos en asociaciones de alcohólicos rehabilitados y 210 en centros residenciales de rehabilitación de alcohólicos.

En este aspecto, en Castilla y León se ha registrado un "progresivo" aumento de las personas dependientes del cannabis, a las que se atiende desde la red asistencial -el 18,4 por ciento de los atendidos en 2016- y, en paralelo, el descenso de las personas que demandan tratamiento por dependencia de la heroína y otros opiáceos -el 29,3 por ciento de los atendidos-.

Por su parte, la cocaína supone el 23,4 por ciento de los atendidos y la combinación de heroína y cocaína, que tienen asimismo una importante presencia en los tratamientos, el 11,5 por ciento. Además, según ha indicado la Junta, un 75 por ciento de los drogodependientes que han accedido a tratamiento ambulatorio nunca se ha inyectado drogas y tan solo el 2,3 por ciento de los casos ha admitido que ha consumido drogas por vía intravenosa el último mes.

PROGRAMAS PREVENCIÓN CONSUMO DE DROGAS Y DE DISMINUCIÓN DE RIESGOS

Por otra parte, a través de los ayuntamientos y diputaciones provinciales se financia el desarrollo de sus planes locales sobre drogas y programas prioritarios de prevención del consumo de drogas y de disminución de los riesgos asociados.

Una de estas prioridades es la prevención del consumo de alcohol y de los daños asociados a él, especialmente en menores de edad, para lo que en 2016 se ha consensuado con las corporaciones locales una acción que se ha materializado en una 'Guía práctica para reducir el consumo de alcohol'.

Durante 2016, se ha apoyado desde la Junta 14 planes municipales y 8 planes provinciales sobre drogas y se han desarrollado programas acreditados de prevención familiar universal, selectiva e indicada del consumo de drogas en los que han participado 3.604 padres, madres e hijos, un 25 por ciento más que en 2015, de 2.427 familias distintas.

Los programas de prevención familiar consiguen un alto grado de retención de las familias que participan en ellos, que alcanza 92 por ciento en el caso del programa Moneo, el 90 por ciento, en el caso del programa Dédalo, y del 67 por ciento, en el programa Alfil, que se dirige a familias en las que uno de los progenitores es alcohólico en tratamiento.

En materia preventiva, se han extendido los programas a los menores en protección y a los menores infractores residentes en el centro Zambrana y otra de las vías de trabajo en materia de drogodependencias, relativa al desarrollo de actuaciones en el ámbito laboral, se desarrolla en colaboración con la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO).

Por parte de UGT y CCOO, las actuaciones se dirigen de forma prioritaria hacia la formación de equipos de delegados sindicales y responsables de prevención para promover intervenciones en los centros de trabajo que se orienten a la prevención del consumo de drogas en la población trabajadora, así como al asesoramiento y mediación en casos de trabajadores con problemas de consumo de drogas y su posible derivación a la red de asistencia a drogodependientes de Castilla y León.

En 2016, esta línea de intervención se ha reforzado con la firma de un acuerdo entre la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, la Cecale y las secciones sindicales de Castilla y León de CCOO Y UGT para la prevención y el tratamiento de las drogodependencias en el ámbito laboral, un acuerdo que incorpora un modelo consensuado de intervención en el que se han incluido las recomendaciones de los organismos internacionales en esta materia.