Condenan a 18 meses de prisión y 1924 euros de multa a un joven por tráfico de drogas

LOGROÑO, 19 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de La Rioja ha condenado a 18 meses de cárcel y 1.924 euros de multa a joven de 24 años por un delito contra la salud pública, al serle intervenida droga tanto en su vehículo como en su domicilio.

La sentencia a la que tuvo acceso Europa Press, señala que N.V.R., sin antecedentes penales, el día 1 de abril de 2007, a las 17.40 horas, fue interceptado por agentes de la Guardia Civil a la altura del punto kilométrico 12,500 de la carretera LR-137 en el término de Navarrete (La Rioja), siéndole dado el alto por no hacer uso del cinturón de seguridad.

Los agentes vieron en el salpicadero papelillos de liar tabaco, así como un cogollo vegetal que el acusado reconoció ser marihuana. Junto a los asientos delanteros los agentes localizaron una cartera de tela que contenía dos trozos de hachís, con un peso bruto de 13,7 gramos y una riqueza media del 3,3 por ciento.

También se le intervino una cajita metálica de puros que contenía una bolsita plástica autocierre con cinco comprimidos con el anagrama 'Mitsubishi', de una sustancia que resultó ser MDMA (metilendioximetilanfetamina), con una riqueza media del 22,7 por ciento, una bolsita con un poco de marihuana (0,7 gramos), una bolsita de plástico anudada con alambre de color verde que contenía una sustancia en polvo, que resultó ser speed, con un peso bruto de 1,2 gramos y una riqueza media de 57 por ciento.

Además una bolsa de plástico transparente que contenía 33 gramos de marihuana, con una riqueza media del 5,5 por ciento; dos navajas desplegables, una con mango de madera y otra metálica, ambas con restos de polvo en las hojas; un esnifador metálico con un adorno de hoja de marihuana; un triturador de marihuana; una cartera de tela con varias tarjetas, tres de ellas con sustancia en polvo adherida; 410 euros en metálico, repartidos en la cartera, en un paquete de pañuelos y en la cajita de puritos.

Tras la detención del acusado, ya en el Cuartel de la Guardia Civil de Navarrete, manifestó estar en posesión de una cantidad mayor de droga, que se encontraba en una lonja de Fuenmayor.

REGISTRO DE LONJA

Por ello, el acusado se trasladó en compañía de los agentes a una lonja sita en la calle El Peso, número 7 bajo, de la localidad de Fuenmayor, propiedad de su padre y, en presencia de éste, los agentes fueron autorizados para entrar en el local para recoger la droga que el acusado decía poseer.

El acusado entregó a los agentes, una caja de cartón de altavoces, en cuyo interior había una bolsa de papel rojo que, que contenía una bolsa de semillas de cáñamo con una única semilla; una bolsa plástica de color blanco, que contenía 9,1 gramos de marihuana, con una riqueza media del 8,1 por ciento; y dos bolsas plásticas, una transparente y otra blanca con recortes en sus superficies.

También un rollo de alambre multiuso de color verde, y una bolsa plástica anudada con un recorte de alambre de color verde que contenía 8,9 gramos brutos de speed, con una riqueza media de anfetamina del 58,3 por ciento.

Además entregó una bolsa plástica anudada con un recorte de alambre de color verde que contenía polvo humedecido de color blanco-amarillento, que se trataba de 41,9 gramos brutos de speed con una riqueza media de anfetamina del 18,4 por ciento; un recorte de bolsa plástica, conteniendo restos de polvo humedecido de color blanco-amarillento, tratándose de 5,5 gramos brutos de speed, con una riqueza media de anfetamina del 12,7 por ciento.

El acusado entregó una cartera de tela de color azul, con el logotipo de 'Pokemon', en cuyo interior había 1.400 euros, que el acusado manifestó a los agentes que provenía del tráfico de drogas.

Según la sentencia, el acusado poseía la droga que le fue ocupada para su entrega, mediante prestación económica, a terceras personas, con quienes contactaba telefónicamente, principalmente en las localidades de Navarrete y de Fuenmayor. El acusado empleaba parte del dinero obtenido para financiar su consumo de drogas, y la mayor porción constituía el beneficio de la operación.

La droga intervenida se hubiera vendido en el mercado clandestino por 1.924,69 euros.

Para el juez, estos hechos constituyen un delito contra la salud pública, en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, por la que le impuso 18 meses de cárcel y una multa de 1.924 euros.