Dos detenidos en Cantabria en una operación que ha desarticulado una red internacional de tráfico de droga

Se intervinieron 34,4 kilos de cocaína y dos laboratorios en los que se procesaban sustancias

PAMPLONA/SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

Dos personas han sido detenidas en Cantabria dentro de una operación liderada por la Policía Foral de Navarra que ha permitido desarticular una red internacional de compra y distribución de droga que operaba en varias comunidades autónomas.

En la operación, que continúa abierta, se ha arrestado en total a 18 personas, entre responsables de la organización y personas con las que contactaban para traer la droga del extranjero, y se han intervenido 34,4 kilos de cocaína.

Cuatro de las detenciones se practicaron en el extranjero, con la colaboración de las policías de esos países, concretamente un navarro arrestado en Suiza, al que se le incautaron 4 kilos de cocaína, y otros tres vecinos de la Comunidad detenidos en Portugal con 16 kilos de cocaína. Del resto, siete personas fueron arrestadas en Valencia, tres en la Comunidad foral, dos en Cantabria y dos en Vizcaya.

Las investigaciones de la denominada operación 'Río' han estado tuteladas por el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona.

El director general de Interior del Gobierno de Navarra, Juan Ramón Rábade, destacó hoy en rueda de prensa que la operación, además de por la cantidad de droga decomisada y por el número de detenciones, sobresale por la intervención de dos laboratorios completos en los que se procesaban las sustancias, en Pamplona y Tudela.

La droga introducida en España a través de aeropuertos europeos era manipulada en estos laboratorios, desde los que se distribuía a comunidades del norte peninsular y de Levante. La Policía Foral también ha intervenido 40.000 euros y cinco vehículos, tres de ellos de alta gama.

LA OPERACION

Las investigaciones se iniciaron por parte de la Policía Foral en octubre de 2008 al tener la evidencia de que existía en Navarra una organización dedicada a traer droga del extranjero y que posteriormente la procesaba para distribuirla y venderla en la zona norte de España.

Después de las primeras investigaciones, la atención policial se centró en los movimientos de un vecino de Pamplona, R.C.M., de 44 años y de nacionalidad colombiana, que venía a ser el jefe de la red. Organizaba la compra de la droga en Sudamérica y posteriormente se encargaba de procesarla, distribuirla y venderla en la zona norte de la península.

Contaba en Navarra, entre otros, con dos colaboradores de confianza, uno en Pamplona, P.B.I.L., y otro en Tudela, G.G.L.. Además se apoyaba en otras dos personas de nacionalidad boliviana, una de Valencia, J.C.P.L., de 28 años, que gestionaba la droga en la zona de Levante, y H.A.M., de 46 años, que era quien se encargaba de la compra de las sustancias en origen.

Lograban la entrada de la droga en España utilizando a terceras personas, que eran las que se les desplazaban físicamente al extranjero a recoger la mercancía.