Dos mujeres implicadas en la trama de drogas que se juzga en Ciudad Real reconocen que trasladaron cocaína

CIUDAD REAL, 15 (EUROPA PRESS)

Dos mujeres pertenecientes a la trama de tráfico de drogas que está siendo juzgada en la Audiencia Provincial de Ciudad Real reconocieron hoy, en la segunda sesión de la vista oral, haber trasladado cantidades de cocaína.

La primera de ellas se trata de una joven ciudadrealeña, C.G.M., quien de acuerdo con al presunto jefe de la banda, Pedro Cuellar, alias "Evelio", se trasladó a Argentina, vía Montevideo (Uruguay) para conseguir droga.

Tras permanecer dos meses en Sudamérica, según relató, regresó a España, siendo detenida a su llegada al Aeropuerto de Barajas con dos cazadoras en las que se ocultaba dos kilos de cocaína.

Según explicó, viajó acompañada de otro procesado, M.I.L.A., de origen argentino, del que separó a los pocos días de llegar a Buenos Aires y que tenía que traerse también otra cantidad de droga, algo con lo que no estaba de acuerdo, tal como él mismo reconoció ayer.

Esta cantidad es la mayor de las incautadas a la banda, compuesta por trece miembros, a la que, en total, se le decomisaron 3,5 kilos de cocaína, con un valor aproximado de 200.000 euros en el mercado.

POR DINERO

La mujer reconoció que hizo este trabajo por dinero, le ofrecieron 8.000 euros, que tenía problemas familiares y personales, que era consumidora, que necesitó de ayuda psicológica, la cual mantiene todavía, y que su suegra fue amenazada si no cumplía con el acuerdo.

La segunda mujer que reconoció que trasladó cocaína, en una ocasión 200 gramos desde Madrid a Hellín, fue M.V.P.P., ciudadana boliviana, la supuesta persona que controlaba los "correos" que vendían la cocaína luego al por menor y que se encargaba de cobrar los pagos.

Aunque señaló que sólo conoció a "Evelio", declarado en rebeldía en esta causa, de hablar una sola vez con él, las conversaciones telefónicas de móviles, que son la base de la acusación, confirmaron que sus contactos eran frecuentes y que siempre había por medido conversaciones sobre cantidades a pagar y cobrar y entrega de cantidades de material no especificado, llegando a afirmar en un momento que la trama también podría tener relación con la prostitución.

La tercera declaración de la segunda sesión también correspondió a otra mujer boliviana, C.L.M.C., que fue pareja de "Evelio" hasta que la banda fue desarticulada y que negó cualquier relación con los hechos, señalando que los 33.000 euros que tenía en una cuenta corriente provenían de la venta de su casa en Bolivia y de los ingresos que les hacían personas a las que prestaba dinero, que luego el devolvían con intereses.