El primer Plan Riojano de Tabaquismo que se extiende hasta 2013 pretende reducir el consumo de tabaco

Etiquetas

LOGROÑO, 23 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, presentó hoy el primer Plan Riojano de Tabaquismo 2009-2013, que la Consejería ha puesto en marcha para "reducir la prevalencia del consumo de tabaco en la población de La Rioja y proteger la salud de la población riojana del aire contaminado por humo de tabaco".

Nieto en comparecencia de prensa, acompañado del director general de Salud Pública y Consumo, José Miguel Acitores, destacó que se trata del primer documento estratégico sobre tabaquismo de La Rioja. "Salud ha situado la lucha contra el tabaquismo como una de sus prioridades, puesto que el consumo de tabaco es la causa de morbilidad y mortalidad evitable más importante", indicó el consejero.

Afirmó que el tabaquismo "deteriora seriamente la calidad de vida de la población e impone importantes costes económicos a la sociedad". Es la causa del 90 por ciento de todos los casos de cáncer de pulmón y es un importante factor de riesgo de accidentes cerebrovasculares e infartos de miocardio letales. Señaló que la edad de inicio al consumo de tabaco ha subido desde 2005, situándose en los 16,8 años.

En este sentido, el Plan Riojano de Tabaquismo adopta un enfoque global del problema del tabaquismo y desarrolla una política integral de abordaje de este problema, basada en la colaboración entre los distintos recursos públicos e instancias de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

LÍDERES FRENTE AL TABAQUISMO

A lo largo de estos años, Nieto recordó que Salud ha dado pasos firmes en la prevención del tabaquismo para evitar que los jóvenes se inicien en el consumo, mediante acciones en el medio escolar.

El Gobierno de La Rioja ha basado su estrategia frente al tabaquismo en la prevención, en la educación y en una firme apuesta por ayudar a los riojanos a dejar de fumar. Así, Salud puso en marcha en La Rioja un programa mediante el cual se financian totalmente los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar. Este programa está dando muy buenos resultados, puesto que, a día de hoy, más de 5.000 riojanos han intentado dejar de fumar (esto ha supuesto a la Consejería una inversión en fármacos, entre 2007 y 2008, de 501.536,37 euros).

Asimismo, Salud abrió la Unidad de Atención al Fumador del Servicio Riojano de Salud, un nuevo servicio especializado de apoyo a las personas que desean dejar de fumar, que además ofrece talleres para dejar de fumar en grupo. Desde su puesta en funcionamiento en junio de 2006, 251 personas han intentado dejar de fumar.

Merece también una mención especial, el acuerdo alcanzado entre agentes sociales, sociedades profesionales, ONGs, servicios de prevención y departamentos de la administración pública, para el impulso de programas para dejar de fumar desde el medio laboral. Gracias a ello, los trabajadores riojanos pueden dejar de fumar a través de su empresa o lugar de trabajo.

El Plan Riojano de Tabaquismo consolida todas las actuaciones desarrolladas en la prevención del tabaquismo hasta el momento, programas que sitúan a La Rioja a la cabeza de España en la diversificación de la oferta de tratamientos para el tabaquismo.

OBJETIVOS DEL PLAN DE TABAQUISMO

Con el desarrollo del Plan Riojano de Tabaquismo, el Gobierno de La Rioja pretende "reducir de forma significativa las actuales tasas de incapacidad, deterioro de la calidad de vida, morbilidad y mortalidad prematura derivadas del uso del tabaco en la Comunidad Autónoma de La Rioja".

Asimismo, Salud "busca garantizar el derecho de cada persona a elegir estilos de vida que contribuyan al disfrute de sus derechos constitucionales a la salud y a respirar en ambientes libres de humo de tabaco", apuntó Nieto. El Plan es especialmente sensible con la protección de la infancia y la adolescencia frente a las presiones al consumo, atendiendo siempre las necesidades de la población que quiere dejar de fumar.

En términos generales, el Plan Riojano de Tabaquismo tiene entre sus objetivos evitar que las personas jóvenes se inicien en el consumo de tabaco, ayudar a los actuales fumadores a abandonarlo, proteger a los no fumadores de la exposición al aire contaminado por humo de tabaco y salvaguardar a la población del daño que causa el tabaco.