El transportista de 500 kilos de cocaína procesado en Pontevedra niega ahora que sabía el contenido de la mercancía

En las primeras declaraciones dijo que "sospechaba" que había droga en las cajas que tenía que llevar a Burgos PONTEVEDRA, 1 (EUROPA PRESS) El transportista interceptado en 2002 con 500 kilos de cocaína ocultos entre la mercancía negó hoy en el juicio que se celebra en Pontevedra contra cinco personas por tráfico de drogas que conociera el contenido de las cajas del camión, pese a que en declaraciones anteriores sí lo había reconocido. Así, la audición de escuchas telefónicas acaparó buena parte del juicio que hoy comenzó en la Audiencia Provincial de Pontevedra contra cinco procesados por tráfico de drogas para quienes el fiscal antidroga, Marcelo Azcárraga, solicita penas de 13 años y medio de prisión. Comenzaron los interrogatorios con el burgalés afincado en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) Agapito J.P., conductor de un camión que en abril de 2002 fue interceptado por el Servicio de Vigilancia Aduanera cuando circulaba por la autovía A-52 con casi 500 kilos de cocaína valorados en casi 20 millones de euros. Tras su detención en el desarrollo de la 'operación Trailer', dirigida por el juez José Antonio Vázquez Taín, en las primeras declaraciones en el juzgado este vecino arousano dijo que"sospechaba" que había droga en las cajas que tenía que llevar a Burgos, donde le pagarían por este trabajo 60.000 euros. Sin embargo, hoy rectificó para asegurar que "no tenía ni idea de la carga que transportaba", y tampoco aclaró si conocía a los otros acusados, tras lo que el fiscal inició la audición de varias grabaciones en las que supuestamente habla con quien le contrató el transporte. Pero Agapito J.P. no se reconoció en ninguno de los varios pasajes que se escucharon en sala del juzgado, para acabar concluyendo que, quizás, le tendieron "una trampa" y se convirtió en un señuelo mientras se introducía droga por otra parte. "Por circunstancias de la vida me encontré dos veces en esta situación y las dos me pillaron", dijo el acusado, pese a que fue procesado por narcotráfico en más de dos ocasiones. ANTECEDENTES En 1996, este procesado fue detenido en la 'Operación Santo', que dirigió el juez Garzón, como tripulante del barco 'Anita' cuando navegaba con 1.000 kilos de cocaína. En una operación anterior fue procesado por su implicación en un transporte no consumado de unos 2.000 kilos de cocaína y otro frustrado de hachís, protagonizados por el pesquero de A Guarda 'Estrela do Mar'. Posteriormente, en la 'Operación Trailer' fue de nuevo detenido en relación con un alijo de 3.500 kilos de hachís, aprehendidos en un camión en Tui (Pontevedra). Mañana continuará el interrogatorio a los restantes procesados: Julián G.I.; Ignacio G.L.; Antonio G.P. y Óscar T.T., aunque algunos ya avanzaron que no responderán a ninguna pregunta.