Imputan a dos mandos de la Guardia Civil como miembros de una red que robó 400 kilos de cocaína

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS) Una juez de Martorell (Barcelona) ha imputado a dos mandos de la Guardia Civil por su presunta vinculación a una red de narcotraficantes, destapada tras el robo de más de 400 kilos de cocaína de un contenedor de mercancías en el Puerto de Barcelona, ocurrido en 2004, y en el que ya están implicados otros miembros del Instituto Armado. Los imputados son un teniente coronel en activo y un capitán en la reserva, además de un ex inspector jefe de la Policía Nacional y tres agentes de la Guardia Civil en activo, según informó la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya en un comunicado. La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Martorell también ha citado a declarar como imputados por un delito de calumnias a dos abogados y a un periodista, después de que revelaran algunos aspectos del sumario, según confirmaron a Europa Press fuentes cercanas al caso. Otras tres personas declararán como testigos. UNA TONELADA DE DROGA ENTRE GAMBAS CONGELADAS La investigación se inició después de que el 22 de noviembre de 2004 llegara al Puerto de la capital catalana el buque 'Hispanota', que descargó un contenedor frigorífico con gambas congeladas, entre las que había escondidos 974 paquetes, con un peso aproximado de una tonelada. La agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, alertó a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de la mercancía ilegal que transportaba el contenedor, por lo que se dispuso un operativo para detener a los destinatarios de la mercancía. No obstante, la droga fue sustraída, y el grupo de escuchas de la Guardia Civil lo pudo comprobar cuando el 23 de enero de 2005 interceptó una conversación entre sospechosos por varios delitos, en la que hablaban sobre la droga del contenedor, lo que evidenció que el robo ya se había producido sin que, supuestamente, se hubieran percatado los agentes encargados de la vigilancia. Las investigaciones posteriores culminaron en julio de 2006, cuando la juez de Martorell ordenó la detención de nueve personas del grupo en Barcelona, para quien dictó su encarcelamiento como "autores" del robo, y el arresto de otras seis personas, que recibieron posteriormente el contenedor --y la cocaína que quedaba en él-- en el Puerto de Alicante. Otro miembro de la banda había sido detenido un mes antes y ya facilitó detalles de la relación entre policías y traficantes. El Instituto Armado detalló en un informe que los agentes implicados habrían ayudado a los narcotraficantes y les habrían explicado el desarrollo de las investigaciones. Así, en algunas conversaciones telefónicas interceptadas, los delincuentes se jactaban de la protección policial y explicaban los encuentros clandestinos que mantenían. En febrero de 2008, la juez instructora decretó el ingreso en prisión de dos guardias civiles y un ex inspector jefe de la Policía Nacional por prevaricación, soborno y negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y asociación ilícita, entre otros. Otros cuatro guardias civiles acusados de facilitar el robo quedaron en libertad provisional con cargos.