La crisis dispara la cifra de personas atendidas en Proyecto Home Balears y crece el número de politoxicómanos

La droga más consumida por los usuarios de Proyecto Hombre continúa siendo la cocaína (31,4%), mientras que el 28% es politoxicómano

PALMA DE MALLORCA, 29 (EUROPA PRESS)

La crisis es uno de los factores que disparó el año pasado en un 28,2 por ciento el número de personas drogodependientes atendidas en Proyecto Hombre de Baleares, hasta alcanzar la cifra de 2.121, según informó hoy su presidente, Tomeu Catalá, quien explicó que la actual situación económica "ha empujado a solicitar tratamiento a ciudadanos que han visto disminuidos sus recursos económicos para sufragar su adicción", tras quedarse sin empleo.

En una rueda de prensa en la que presentó la Memoria de actividades de 2008, Catalá reveló que la cocaína continúa siendo la principal droga consumida por los usuarios de Proyecto Hombre, al representar el 31,4 por ciento del total y, por otro lado, remarcó que continúa incrementándose el número de politoxicómanos que consumen varias sustancias estupefacientes, como cocaína, heroína o pastillas, ya que suponen el 28,1 por ciento de las personas atendidas por este organismo.

Así, reveló que el 93 por ciento de las personas que ingresaron en Proyecto Hombre había consumido cocaína alguna vez en su vida (1.972), mientras que un 74 por ciento la había estado consumiendo de manera regular por un espacio superior a los 5 años (1.570), datos que contrastan con el 66,2 por ciento del pasado año y el 34 por ciento en 2001.

Asimismo, Catalá destacó que más de mitad (52 por ciento) de las personas que ingresaron el año pasado en Proyecto Hombre para recibir tratamiento eran policonsumidoras de drogas, dado que tomaban cocaína, alcohol y otras sustancias estupefacientes, mientras que sólo el 5,7 por ciento consumía únicamente cannabis; un 4,8 por ciento heroína y un 4,2 por ciento alcohol.

El único dato positivo, según subrayó, fue que en el 2008, aumentó en seis meses el inicio del consumo de alcohol, al situarse en los 15,1 años, mientras que también se incrementó en un año en el caso del cannabis (16,4 años) y la heroína (21,4 años) y en cuatro meses el consumo de cocaína (17,2).

PERFIL DEL USUARIO DE PROYECTO HOMBRE

No obstante, resaltó que 210 de los 2.121 drogodependientes atendidos por este organismo durante el pasado ejercicio tenía entre 12 y 19 años, lo que representa el 10 por ciento del total, si bien Catalá aseveró que se debe tener en cuenta que cuando acuden a Proyecto Hombre para pedir ayuda es porque "llevan varios años" consumiendo drogas.

Por otro lado, indicó que la media de edad de las 2.121 personas que recurrieron a Proyecto Hombre durante el pasado ejercicio se situó en los 31 años, mientras que el colectivo de mayores de 45 años fue el que menos utilizó este organismo, después de que sólo fueran atendidas 153 personas a partir de esta edad.

Respecto al sexo, la gran mayoría (85,4 por ciento) fueron hombres, frente al 14,6 por ciento de mujeres, mientras que más de la mitad (53,1 por ciento) residía en Palma y el resto en otros municipios de Baleares. Asimismo, el 95 por ciento tenía la nacionalidad española, frente al 4,2 por ciento de no comunitarios y el 0,8 por ciento de la Unión Europea.

Catalá señaló que cada año es mayor el número de personas atendidas en Proyecto Hombre con algún problema psiquiátrico grave, tal como sucedió en el 2008 con uno de cada cinco ingresos, lo que representó el 22,5 por ciento del total de usuarios suponiendo un aumento del 6,2 por ciento respecto al año anterior.

El presidente de Proyecto Hombre apuntó que es posible que exista una vinculación entre este hecho y la adopción de patrones de policonsumo de drogas a edades cada vez más tempranas, así como a la extensión del consumo "abusivo" de cannabis entre los más jóvenes de las islas.

En cuanto a otros problemas de salud, destacó que menos del 10 por ciento de los atendidos en Proyecto Hombre padecía VIH, mientras que el 23,7 por ciento portaba el virus de la Hepatitis C. Respecto a los problemas judiciales, Catalá recalcó que el 14,9 por ciento de los usuarios en 2008 habían estado alguna vez en prisión, frente al 25,8 por ciento registrado el año anterior, aunque por primera vez en varios años, según desveló, ha aumentado en un 4,3 por ciento el porcentaje de aquellos que alguna vez han sido acusados de delitos relacionados con el tráfico de drogas, robos o prostitución, algo que también achacó a la crisis económica.

Además, reveló que el 14 por ciento de las personas que ingresaron en algún servicio de Proyecto Hombre había sido denunciada en alguna ocasión por un delito contra la seguridad vial.

Finalmente, Catalá detalló que durante el 2008, Proyecto Hombre atendió una media de 553 personas diarias, la mayoría de ellas en el servicio Horabaixa (157), seguido del programa tradicional de acogida y reinserción (103).

NUEVAS INSTALACIONES A PARTIR DE JUNIO

Proyecto Hombre inaugurará en el próximo mes de junio sus nuevas instalaciones, ubicadas en un solar cedido por el Ayuntamiento de Palma en el Polígono Son Morro, que ha contado con un presupuesto de 14 millones de euros, de los que el 50 por ciento ha sido aportado por el Ejecutivo autonómico.

El nuevo edificio doblará el número actual de plazas residenciales para el tratamiento de toxicómanos, que necesitan un lugar donde dormir para poder llevar a cabo los diferentes programas de Proyecto Hombre, teniendo en cuenta que proceden del resto de islas o que no disponen de vínculos familiares, tras haber estado durante un gran periodo de su vida en la cárcel o desaparecido consumiendo drogas.

Concretamente, las nuevas instalaciones contarán con 159 plazas residenciales, frente a las 75 actuales, de las cuales 25 se sitúan en un edificio de la calle Campaner de Palma, mientras que las 50 restantes se encuentran en la Casa Oberta y en Ses Sitjoles.