ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

La Mancha se incorpora a la Red Respira para promover los locales y establecimientos sin humo en la región

TOLEDO, 19 (EUROPA PRESS)

Castilla-La Mancha se ha incorporado a la Red Respira patrocinada por sociedades científicas, colectivos médicos y sociales, instituciones públicas sanitarias y organizaciones profesionales de hostelería para promover los locales y establecimientos sin humo en la región. Una especie de Guía de Michelín de la restauración en el ámbito de la prevención y la lucha contra el tabaquismo pasivo, que en España causa aproximadamente 5.000 muertes al año.

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, presentó hoy esta iniciativa junto con el presidente regional de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG), Carlos Miranda, y el presidente de la Sociedad Castellano-Manchega de Patología del Aparato Respiratorio (SOCAMPAR), José Celdrán, además del director general de Ordenación y Evaluación, José Luis López. La web Red Respira, con unos 500 establecimientos acreditados como espacios sin humo, ya ha sido presentada en País Vasco, Cataluña y Cantabria, informó la Junta en nota de prensa.

Según el consejero, Castilla-La Mancha apoya esta iniciativa que calificó de "inteligente y práctica" para prevenir el tabaquismo pasivo en los lugares de ocio y hostelería, ya que el actual reto es reforzar y ampliar los espacios sin humo en estos establecimientos donde trabajan 800.000 personas en toda España. "Para un establecimiento hostelero que participe en esta red, supone un marchamo de calidad y de prestigio importante", recalcó.

Para Lamata, concienciar y sensibilizar a la sociedad en la prevención y el tratamiento del tabaquismo es una herramienta fundamental para lograr una sociedad cada vez más comprometida con los espacios sin humo y, en ese sentido, la Ley de Prevención del Tabaquismo ha logrado cambiar la percepción social sobre el consumo de tabaco, "que antes era permisiva y ahora se ve cada vez más como un problema de salud pública importante", agregó.

En ese sentido, la Consejería, en el marco del Plan de Prevención del Tabaquismo, mantiene una colaboración desde hace seis años con las sociedades científicas de Atención Primaria de Castilla-La Mancha (SEMFYC, SEMERGEN y SEMG) para la prevención y tratamiento del tabaquismo.

A través de este plan se llevan a cabo distintas iniciativas como el programa clase sin humo y la semana sin humo en Castilla-La Mancha, un concurso escolar sobre tabaquismo, una unidad móvil para acercar la información a los fumadores y profesionales sobre los efectos negativos del tabaco y promover la deshabituación.

UNIDADES HOSPITALARIAS

Asimismo, Castilla-La Mancha dispone de ocho unidades hospitalarias especializadas en deshabituación tabáquica, que en 2008 llevaron a cabo 8.000 consultas. La tasa de éxitos ronda el 40 por ciento. Estos servicios se encuentran en los hospitales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Alcázar de San Juan, Talavera de la Reina y Puertollano.

Para el presidente regional de SEPAR, las labores de prevención y abandono del tabaquismo son muy importantes y, en ese sentido, señaló que Castilla-La Mancha dispone de una de las redes de deshabituación tabáquica más completa de España.

Por su parte, para el presidente de SEMFYC en Castilla-La Mancha, el consumo de tabaco es uno de los principales factores modificables de la salud, ya que los fumadores tienen casi tres veces más posibilidades que alguien que no fuma a padecer una enfermedad cardiovascular, una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en España, además de cáncer de pulmón.

BAJAN LOS FUMADORES

Según datos correspondientes a la última Encuesta de Salud de Castilla-La Mancha correspondiente a 2006, en esta Comunidad Autónoma el 30,8 por ciento de la población mayor de 16 años se declara fumadora habitual y un dos por ciento fumadora ocasional, según la última Encuesta Regional de Salud correspondiente a 2006. Esta cifra supone un punto menos respecto a la Encuesta Regional de Salud de 2002.

Además, en estos cuatro años aumentaron casi dos puntos y medio el número de personas que se declara ex fumadoras --12,2 por ciento en 2002 frente al 14,6 por ciento en 2006--.

Según los datos de 2006, este consumo es superior en los hombres (38,6 por ciento) que en las mujeres (23,1 por ciento). La mayor prevalencia de consumo se da en el grupo de 25 a 44 años (44,9 por ciento), siendo el consumo medio global de 17 cigarrillos por día.

La edad de inicio del consumo de tabaco son los 16 años y medio, sin claras diferencias por sexo --16,2 años en hombres y 16,9 años en mujeres--. El 49,7 por ciento ha intentado dejar de fumar en alguna ocasión frente al 27,3 por ciento que nunca lo ha hecho. Las personas no fumadoras pasan una media de 2,6 horas diarias en ambientes donde se fuma.

En un estudio reciente sobre el consumo de tabaco en el medio laboral en Castilla-La Mancha, elaborado por la Fundación para la Investigación Sanitaria (FISCAM), el 30,1 de los trabajadores mayores de 16 años se declara fumador habitual y el 3,5 por ciento ocasional. Son datos similares al del conjunto de la población. Además, el 19,6 por ciento de la población laboral se considera ex fumadora, cinco puntos más que el conjunto de la población.