La propensión al enfado hace más susceptible a la nicotina

Etiquetas

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de California en Estados Unidos han demostrado científicamente los efectos neurológicos calmantes de la nicotina en un grupo de no fumadores durante un experimento de provocación de la ira. El trabajo, que se publica en la revista 'Behavioral and Brain Functions', sugiere que la nicotina podría alterar la actividad de áreas del cerebro que participan en la inhibición de emociones negativas como la ira.

Los científicos, dirigidos por Jean Gehricke, estudiaban el efecto de los parches de nicotina sobre la tendencia de los sujetos a desquitarse en respuesta a una provocación. Los sujetos jugaban a un juego informático y podían ver una pantalla de vídeo de otro jugador que creían que era su oponente aunque en realidad jugaba en solitario.

Después de cada ronda, el vencedor podía arrojar a su oponente un ruido desagradable en una duración y volumen que deseara. En algunos sujetos, la nicotina se asoció con una menor tendencia a la revancha incluso después de la provocación del oponente.

Según señala Gehricke, "los participantes que mostraron cambios inducidos por la nicotina en la experimentación con la ira también mostraron cambios en el metabolismo cerebral. Las reducciones inducidas por la nicotina en la duración de la revancha se asociaron con cambios en el metabolismo del cerebro en respuesta a la nicotina en áreas cerebrales asociadas con la orientación, la planificación y el procesamiento de los estímulos emocionales".

Los autores señalan que sus descubrimientos apoyan la idea de que las personas predispuestas al enfado son más susceptibles a los efectos de la nicotina y que por ello son más propensas a convertirse en adictas a los cigarrillos.

Los investigadores concluyen que los nuevos tratamientos conductuales que afectan a las áreas cortical y límbica del cerebro, como el aprendizaje para el control de la ira, podrían ayudar a dejar de fumar en situaciones de provocación que aumentan los efectos de la abstinencia y el deseo de fumar.