Menores colombianos entre los 7 y 18 años son las principales víctimas del tráfico humano

  • Bogotá, 31 mar (EFE).- Los menores entre los 7 y los 18 años son las principales víctimas de la trata de personas en Colombia, con fines de prostitución principalmente, y los destinos preferidos de las redes de ese delito son, en su orden, Ecuador, España, Japón y EE.UU., según un estudio presentado hoy en Bogotá.

Menores colombianos entre los 7 y 18 años son las principales víctimas del tráfico humano

Menores colombianos entre los 7 y 18 años son las principales víctimas del tráfico humano

Bogotá, 31 mar (EFE).- Los menores entre los 7 y los 18 años son las principales víctimas de la trata de personas en Colombia, con fines de prostitución principalmente, y los destinos preferidos de las redes de ese delito son, en su orden, Ecuador, España, Japón y EE.UU., según un estudio presentado hoy en Bogotá.

Sobre el sexo de los afectados, un 54 por ciento corresponde a mujeres, un 46 por ciento a hombres, y el 3 por ciento no se discrimina, mientras se indica que un 18 por ciento se sitúa en el rango de edades entre los 19 y los 25 años, destacó Ángela Tobón Puerta, coordinadora del estudio, durante la presentación del informe.

El "trabajo de campo" incluyó entrevistas a 70 funcionarios de entidades gubernamentales y no gubernamentales, en 14 departamentos e igual número de ciudades colombianas.

El "Estudio nacional exploratorio descriptivo del fenómeno de la trata de personas en Colombia" es fruto de un convenio entre el Ministerio del Interior y de Justicia, la Oficina contra las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas (Unodc) en Bogotá, y la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional.

Destaca que fenómenos como "pobreza, violencia cotidiana, tráficos de drogas y de armas, así como el reclutamiento forzado derivado del conflicto armado interno", se cruzan "y se constituyen en obstáculos para impedir que la denuncia del delito sea aún más grande en Colombia".

Los funcionarios entrevistados coincidieron en señalar que conocen "modalidades" de la trata de personas a nivel nacional, como "la explotación de la prostitución ajena. Los trabajos o servicios forzados y la explotación a través de servidumbre".

Otras cifras señalan que la trata de personas se registra de manera más relevante de forma interna, en un 82 por ciento, entre departamentos y zonas rurales, y de manera externa en un 18 por ciento.

El trabajo fue realizado entre los meses de febrero y julio de 2008, y recoge la información con la que los investigadores sistematizaron las entrevistas a los 70 funcionarios.

En el caso interno, se detectó cómo predomina el turismo sexual con niños en la costa norte del país, y en regiones del sur y algunas zonas fronterizas con Ecuador, Perú, Panamá, y Venezuela, la principal constante es el matrimonio servil y el reclutamiento forzado.

La asesora del despacho del ministro del Interior y de Justicia Ángela Ospina de Nicholls, por su parte, instó a la ciudadanía a responder en las distintas campañas de esa cartera y de otras entidades nacionales e internacionales a ejercer una "resistencia social" frente a ese delito.