Santaella dice que "la sociedad anima a beber alcohol y luego estigmatiza al adicto"

  • Madrid, 23 abr (EFE).- Joaquín Santaella, alcohólico, periodista y escritor, ha decidido contar el día a día de un centro de rehabilitación de esta enfermedad, en la que se da la paradoja de que la sociedad anima a contraerla pero estigmatiza al que la padece.

Madrid, 23 abr (EFE).- Joaquín Santaella, alcohólico, periodista y escritor, ha decidido contar el día a día de un centro de rehabilitación de esta enfermedad, en la que se da la paradoja de que la sociedad anima a contraerla pero estigmatiza al que la padece.

Santaella ha explicado a Efe que escribió "Vino torcido" con la intención de "pulverizar los tabúes" y "mostrar el dolor" del alcoholismo, ya que cree importante recordar que se trata de una enfermedad provocada por una adicción al alcohol, catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una droga dura.

"Cada día vemos casos de alcohólicos que arrastran complejo de bichos raros porque no se sienten aceptados por la sociedad, por eso hay que lanzar el mensaje de que es un enfermo que debe ser tratado como tal", ha destacado el autor de 'Vino Torcido'.

El autor, que ha vivido en primera persona el drama del alcoholismo, decidió basarse en su experiencia en el centro Hogar Renacer de Córdoba (España) para escribir 'Vino Torcido', que va ya por su quinta edición, a modo de "diario novelado".

Santanella considera que su libro es singular por su valor documental, ya que es el testimonio del protagonista, y por la forma de contar la historia, "sin una gota de drama y con un tono irónico para hacer la truculencia más llevadera y cale en las conciencias de los lectores".

Al estar basado en un centro de rehabilitación, el libro cuenta con un componente humano reflejado en los lazos de cariño entre personas que conviven bajo el drama del alcoholismo, "algo que no tienen los libros de autoayuda", género que acapara la literatura de este tema.

Sobre la percepción social del alcohol, Santaella opina que el hecho de que su consumo se asocie a momentos de diversión y ocio hace que no se tenga noción del peligro que conlleva, por lo que reivindica mayor información sobre sus consecuencias.

Santaella dice que el alcohol es una sustancia "sacralizada" en todas las sociedades por una razón económica, puesto que "la mayoría de los países no podrían sobrevivir sin los ingresos procedentes del alcohol y por eso en España no prosperó la ley del vino".

Para el autor, no se trata de acabar con la producción de bebidas alcohólicas, porque acabaría controlada por mafias, pero sí que, como toda actividad arraigada en la sociedad, su consumo necesita cierta regulación, como ya la tienen la prostitución o el juego.

El libro 'Vino torcido' se presenta hoy en Madrid con la presencia de su autor, del director técnico de la Fundación Ayuda contra la Drogadicción, Eusebio Megías, y el escritor y periodista, Andrés Aberasturi.